Para Todxs. Por todxs.

  • Avatar de BoquitaDeMiel
    BoquitaDeMiel
    Registro: 20 abr '15
    En foros: 254 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 44
    Rol: Dominante

    Sacá la mano forro, que salimos de la cocina

    por Redacción La Tinta

    Por Emilia Pioletti

    Anoche me iba a poner esta pollera para ir a escuchar música con mis amigas. La muestro por que se ve que necesitan todas las pruebas posibles para creer en la palabra de una mina (mini negra engomada).

    Como iba en subte, sola y desistí. Me cambié. Me cambié por este short, más largo, menos ajustado para no pasar un mal momento en el transporte público o caminando por la calle. Me da bronca el patriarcado actuando desde adentro mío, en una especie de profecía autocumplida contradictoria, una alienación que aunque quiero, no puedo evitar. Se me metió el monstruo adentro y cedí.

    Pasé una noche hermosa, vi una banda espectacular en un espacio con gente de ideas copadas, compañeres, bancadores de las causas sociales que muches abrazamos.

    Durante todo el recital, un grupo de pibes estaba particularmente muy pesado,alcoholizado, saltando, gritando, molestando al resto del público, sobre todo a las mujeres, dado que eran casi todos chabones (casualidad o no, las minas usualmente no somos el grupito molesto de ningún espectáculo. Son pibes.) Cuando quise frenar a uno de los pibes porque estaba tirándome cerveza en la cabeza, me dijo “Perdón fue sin querer, igual yo no soy Juan Darthes“. Dijo eso, y están todes les que me acompañaban anoche de testigo. De esa forma solapada, quiso decirme “igual, no exageres”. Ante mi reclamo, él trajo una alegoría para disciplinarme a mí. Backlash.

    Durante todo el show, los encargados de seguridad hicieron poco y nada para controlarlos. Despúes me dirían que no los sacaron del recital “para evitar que se caguen a trompadas afuera”. El riesgo de que se lastimen entre ellos afuera, era peor que el riesgo de que nos hicieran algo a todes les presentes adentro del lugar. Interesante jerarquía.


    Cuando terminó, como en todo evento se armó cierto tumulto de personas para salir. Me levanté de mi butaca y uno de los chabones pesados venía atrás mío. Me metió una mano en el culo. Me di vuelta y le dije que me había tocado el orto, que qué hacía. Me lo negó, ni me miró a la cara y dijo: “cualquiera, no hice nada”. Se lo volví a repetir y me esquivaba la mirada y seguía avanzando como si yo no estuviera gritándole con la voz quebrada. Miré a la novia del chabón y le dije lo que había hecho. Me lo negó y se rió, como quien naturaliza, quien “sabe que él es así”. Siguó caminando. Me largué a llorar de la impotencia, odiando que me pase siempre eso porque siento que debilita mi reclamo, baja la calidad de mis argumentos y no quiero que logren eso, no quiero darles el privilegio de mostrarles mi vulnerabilidad.


    Cuando el chabón me niega haber sido él, yo dudé. Dudé de mi misma. ¿No habrá sido otra persona y lo estaré acusando injustamente? ¿No habré sentido otra cosa yo? Y tuve que acallar mi mente sola: “Mili, lo viste, te metió una mano entera en el culo y te lo apretó. No, eso no es sin querer. Eso es un manoseo intencional. Fue él”. Pero lo primero que hice, con el patriarcado hablando desde el peor y más peligroso lugar que puede hablar que es desde adentro mió, fue dudar de mí. Porque todos dudan de nosotras. Siempre.Entonces capaz yo soy la que está loca. Logran hacerte creer eso.

    ¿Por qué lo hacen? ¿por que estaban alcoholizados? ¿por qué el alcohol es un atenuante en los acosadores y un agravante en las acosadas? ¿En serio después de todo lo que estamos viviendo tenés la impunidad y la estupidez mayúscula de tocarme el orto? Lo hacen por que pueden, por un sentido de “dueñidad” sobre los cuerpos de las mujeres, por que el cuerpo de las mujeres ha sido históricamente propiedad, objeto a disposición, objeto sobre el cual legislar, desear y hacer a su voluntad, bajo su poder. Recuerdo con vergüenza y espanto, que de adolescente, que te tocaran el culo en un boliche era natural y hasta debías sentir una especie de halago: era la validación de tu valor, a través de esa mano, un hombre te legitimaba como objeto de deseo, te etiquetaba como “linda” según sus parámetros, te elegía. A los 16, la respuesta siempre era una risita cómplice y sumisa y nada más. Ninguna se quejaba. La lógica del cuerpo de la mujer en la estantería de un supermercado de la vida nocturna era así.

    “Tranquila amiga, dejame a mí”. Estaba con una amiga que me abrazó, me acompañó y ayudó a reclamar a quienes correspondía la seguridad. En medio del reclamo, se mete una chica, de nuestra edad, 30 años. A decirme que “tranquilizate, yo banco la causa, pero hay que tener paciencia, no podemos reclamar así todo”. A mí, que me acababan de meter una mano entera en el culo, me vino a decir que me calme, que sea más sumisa, que me calle la boca y que reclame pero en voz baja. De nuevo calladita. Hay que ver cómo el pacto machista halla cómplices en las mujeres también, que por descreimiento y negación y porque es dificil ver que el chabón que tenés al lado es un acosador, lo niegan. Pasa con las familias de violadores que niegan rotundamente los hechos, PASA. Y a no confundirse: los machos buscan complicidad y coartadas entre ellos, Darthes llamó al ex novio de Thelma para eso y no lo consiguió. Es el pacto de victimarios. Yo busqué en ella una complicidad de las víctimas, de las pisoteadas, de las acosadas desde que tenemos memoria. No lo encontré y fue doloroso ver cómo me daba vuelta la cara y se reía. El orden patriarcal es el enemigo a derrotar, y a veces tiene cara de mujer.


    Pero ya no más. En medio del momento horrible, me sentí acompañada, escuchada, protegida por mi amiga. Ella tomó la palabra que yo no podía expresar porque estaba llorando de la bronca y cada vez que quería volver a hablar, me quebraba. Yo, con casi 30 años, empoderada, feminista, consciente de mis derechos, lloré. Una mujer adulta, quebrada, de nuevo. Como cuando tenia 17 y un chabón me tocó sin mi consentimiento en un depósito. El calor de la amistad femenina está subvirtiendo todo, el amor está cambiando todo, esa pedagogía de la ternura, de la sensibilidad, contra la pedagogía de la crueldad.


    Les encargades del lugar, nos escucharon, pidieron disculpas y ofrecieron llamar y hacer una denuncia. Lamentablemente, una acción que da nulos resultados cuando el acosador ya se había ido del lugar y ninguna persona encargada de la seguridad se ocupó de buscarlo, frenarlo. Agradezco igualmente la escucha y la preocupación.

    Hay que cambiar los dispositivos de seguridad en los lugares con asistencia masiva porque es en uno de los lugares en donde más riesgos corremos de ser manoseadas. El tumulto, el anonimato de la masividad, es caldo de cultivo para las manos de los machos. Hay que pensar que es algo por demás habitual, y que es necesaria otra estrategia: tal vez incluir mujeres en la seguridad, identificadas, para saber a quién reclamar y cómo. Para que al menos, el miedo al castigo, desaliente el acoso. Hasta que se den cuenta, genuinamente, que manosear pibas está mal. No sé, sólo tiro ideas porque la seguridad de los lugares, en manos sólo de chabones, ya no funciona. No saben qué hacer frente a tu reclamo, ni qué decir, ni cómo contenerte. Nadie salió a buscar al chabón que yo señalé. Nadie.

    El chabón que me tocó, tenía en su bolso, atado, un pañuelo verde por el aborto legal y pidió junto a mí y el resto, por distintas causas y reclamos sociales que surgieron en el recital. Los machistas acosadores están en todos lados. En los movimientos sociales, escudados detrás de un pañuelo fingiendo ser aliados feministas, acompañando en las marchas. Es tiempo que los espacios dejen de “construir futuro” sin nosotras o con una pinkwasheada insultante.

    Porque, una vez más, nuestra integridad queda relegada, no es prioridad. Porque, una vez más, bajamos la cabeza ante algo que aparece como mayor, más estratégico más necesario. Una vez más, ciudadanas de segunda.

    Porque después, te meten una mano en el orto.

    Figurada y literalmente.

    No queremos más revolcarnos en el victimismo, tampoco que el miedo cambie de bando, o exigir nuestra porción en el derecho al castigo, o que el poder de opresión cambie simplemente de manos. Es más grande que eso. “Mujer salva mujer y muestra al mundo lo que tiene que cambiar. No hay un príncipe valiente. Hay política, que es más lindo, más heroico y más verdadero. La mano salvadora viene de nuestra amistad y alianza. No queremos solamente consolar a una víctima que llora. El punto es cómo educamos a la sociedad para entender el problema de la violencia sexual como un problema político y no moral. Cómo mostramos el orden patriarcal, que es un orden político escondido por detrás de una moralidad.”, dice Rita Segato. Esa mano es la que queremos. Queremos cambiarlo todo. Queremos construir un mundo distinto. No queremos más esta humanidad.

    Nunca contarán con la comodidad de nuestro silencio de nuevo.

    Hasta acá llegamos. Se acabó.

    *Por Emilia Pioletti / Foto de portada: Rebelarte.

    Quitar spank · Donar § · 12 · § 100
    Editado el 18/12/'18 23:30hs por BoquitaDeMiel
  • Avatar de Valentina7707
    Valentina7707
    Registro: 14 may '18
    En foros: 25 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 38
    Rol: Kinkster

    El otro día leí un artículo escrito por una chica argentina que había viajado a España. No recuerdo ahora si estuvo en Madrid o Barcelona, pero no viene al caso. El artículo hablaba sobre el cambio que se generó en la sociedad con respecto al acoso callejero ( desde sus formas más graves hasta las más leves ) y cómo ahora se había abandonado ( hasta el punto de ser excepciones a la regla que suceda )

    El artículo cuenta situaciones diversas que se vivían antes de este cambio, pero lo que más llamó mi atención es que según le comentaron varias españolas, el paso decisivo se había generado cuando el hecho de decirle cosas por la calle a las mujeres empezó a ser visto como algo "cutre" ( esa fue la palabra usada en el artículo ) y dejó de contar con la validación de los pares masculinos. Es decir, cuando los mismos hombres empezaron a ejercer presión, no validando ese comportamiento en otros.

    No se si tomar esa experiencia de cambio social con cierta esperanza o como una expresión de deseo. Supongo que lo que más me molesta es no poder abandonar mi escepticismo ( o debería decir pesimismo?) y pensar que en el mejor de los casos, un cambio semejante, aquí demoraría demasiado.

    Por lo pronto, no me queda más que fumarme la impotencia ante situaciones como la que contó BoquitadeMiel, ya que ese tipo de conductas no solamente se dan cuando algunos hombres se mueven en manada ( alcoholizados o no ).

    Quitar spank · Donar § · 5
  • Avatar de vickywild
    vickywild
    Registro: 10 ago '18
    En foros: 49 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 26
    Rol: sumisa

    Leo esto con lagrimas en los ojos. No son lagrimas de tristeza, sino de impotencia. Impotencia de que estas cosas nos sigan pasando a nosotres en la calle, en eventos, en cada lugar al que vamos y que no podamos hacer nada. Y sin embargo, leo y releo que el susodicho tenia un pañuelo verde! que hipócrita y asqueroso al mismo tiempo.

    Lo único bueno que saco de esto es que no nos callamos mas! Que tenemos una voz y que cada vez somos mas, que estamos unidas y no estamos solas.

    Basta de pensar en que nos vamos a poner por la mirada del macho, no tenes ningún derecho sobre nuestro cuerpo.

    NO SE VA A CAER, LO VAMOS A TIRAR!

    Quitar spank · Donar § · 3
  • Avatar de mafiaroja
    mafiaroja
    Registro: 26 abr '18
    En foros: 135 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Hombre
    Edad: 43
    Rol: Dominante

    Me cuesta mucho entender que esto pase en Argentina, porque en Venezuela, de dónde somos, esa actitud sería absolutamente impensable. A nadie se le ocurre tocarle el culo a una dama, y en el extraño caso de que ocurra, es seguro que se llevaría una dosis de trompadas impresionante. Lo que nosotros llamamos "una coñaza", porque además, en Venezuela si una mujer te pega, usted aguanta y no responde JAMÁS, a menos de que esté en riesgo la integridad física.

    Qué lamentable.

    Spank it · 0
  • Avatar de Maga
    Maga
    Registro: 07 oct '16
    En foros: 1068 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 40
    Rol: Switch

    Desgraciadamente estas situaciones las hemos vivido todas en algún momento, el empoderamiento hoy nos permite exponerlo, visibilizarlo y quitarle ese manto de resguardo que muchos creyeron poseer.

    Es un camino muy duro, todavía hay gente que elige mirar para el costado cuando alguien esta siendo hostigado en la calle, aun hay quienes creen que "no meterse" es lo mejor. Yo no, yo elegí empezar a gritar, no solo cuando me pasa a mi, sino a cualquiera que este sufriendo acoso, xq si entre nosotras no nos cuidamos, dificilmente podamos pretender que aquellos que aun no entienden la angustia que causa no poder moverte con libertad en ningún espacio ya sea publico o privado tomen conciencia de la incomodidad y el dolor que sentimos.

    Bien lo marca el articulo, la deconstruccion es un camino que debemos emprender hombres y mujeres. El rasgo patriarcal lo cargamos todos, xq es la forma en que fuimos educados. Romperlo nos va a costar muchisimo, pero ya iniciamos el proceso. No solo es por nosotras, sino por las generaciones que estan por venir, en ellos estan puestas todas mis esperanzas.

    Quitar spank · Donar § · 2
  • Avatar de Gladium
    Gladium
    Registro: 19 dic '18
    En foros: 1 post
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Hombre
    Edad: 33
    - La persona que envió esta respuesta ha sido suspendida -
    Editado el 19/12/'18 09:22hs por Gladium
  • Avatar de DaddyDom
    DaddyDom
    Registro: 17 dic '18
    En foros: 5 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Hombre
    Edad: 35
    - La persona que envió esta respuesta ha sido suspendida -
  • Avatar de Sadmaman_Rosario
    Sadmaman_Rosario
    Registro: 19 dic '18
    En foros: 5 posts

    Sexo: Hombre
    Edad: 52
    - La persona que envió esta respuesta ha sido suspendida -
Este hilo se encuentra inactivo

El tema que usted está leyendo no tiene actividad desde hace más de 6 meses y por lo tanto se encuentra desactualizado. Si le interesa el tema, le recomendamos que cree un nuevo hilo similar.


Reglas de las reuniones y eventos

Los eventos en Mazmo son muy grandes, con muchos asistentes y muchos elementos al alcance de la mano. Es por esto que es conveniente elaborar unas reglas para garantizar la seguridad de todos los participantes.

Estas reglas se dividen básicamente en tres: Los tipos de prácticas, el consumo de alcohol y una colección de reglas varias.

Tipos de prácticas

Prácticas no permitidas

Queda prohibido realizar cualquier tipo de práctica relacionada o que incluya lluvias de cualquier tipo, scat, cortes, asfixias (o cualquier juego de respiración), agujas y sangre.

Prácticas que requieren previa autorización

Debe avisarse en mesa de entrada o a algún colaborador del evento (llevan un cartel identificatorio) si se desea realizar cualquier tipo de suspensión o que involucre electricidad. En caso de autorizarse, un colaborador instruido en el tema presenciará la sesión sin participar, pero observando que todo se haga bajo un marco de seguridad. En caso de que esto último no pase, el colaborador puede (y debe) detener la sesión.

Prácticas riesgosas

En las habitaciones del evento se pueden encontrar varios carteles explicativos (algunos hasta con dibujos) sobre buenas y malas prácticas. Dónde golpear, dónde atar, etc.

En caso que algún participante observe que hay alguien sesionando que no cumple con estas buenas prácticas, está en derecho a acercarse discretamente y advertirle de buen modo el error. De repetirse, y previo informe a algún colaborador la sesión será interrumpida.

Alcohol

El alcohol puede ser un factor que transforme un juego en un mal momento. Es por eso que se establecen límites en la cantidad de alcohol consumido. Si un participante desea sesionar, no puede hacerlo si consumió por demás del límite estipulado. Asimismo, aunque el invitado no desee participar de ningún juego, también existe un límite (mayor) de alcohol permitido, después del cual no podrá comprar más bebidas alcohólicas.

El barman o el encargado de la barra se reserva el derecho de no expedir alcohol a quién no lo considere prudente.

Reglas varias

Están prohibidas las fotos y cualquier tipo de grabaciones

Para preservar la intimidad de los asistentes, aquel que sea visto con cualquier dispositivo de grabación (aunque no lo está usando) tendrá que retirarse del evento.

Personal de la organización, con su correspondiente identificación, estará en el Evento con una cámara retratando solamente a aquellas personas que explícitamente quieran ser retratadas para luego publicar dichas fotos.

Prohibido usar celular

Se prohiben los celulares para evitar que alguien pueda sentirse incómodo y sospechar que le están sacando fotos. Para evitar malos entendidos, directamente no se puede usar celular, ni para mirar la hora.

Nadie puede tocar a nadie que no se lo haya permitido

En los Eventos pueden darse situaciones de exposición. No hay que confundir esto con la invitación o habilitación a tocar a las personas en tales situaciones. Quienes no entiendan o no respeten este punto serán echados y denegado el acceso a futuras reuniones. La interacción entre dos o más personas requiere siempre de consenso explícito.

Nadie puede intervenir en una sesión en la que no participa

Salvo que se estén violando las reglas antes expuestas, nadie puede intervenir, ni nadie puede pretender participar de una sesión ajena. Se debe ser muy respetuoso ante estas prácticas.

Tu número de inscripción es el:

La dirección del lugar es .

Te esperamos el a partir de las hs



Inscribir acompañantes que no tengan usuario en Mazmo (opcional)

Cargando...

Para ejecutar la acción requerida es necesario completar los siguientes datos:



Fecha de nacimiento: (no se publica)

¿Estás seguro que quieres eliminar este post?