Cuaderno de bitácora de una esclava alquilada

  • Avatar de BEWA[B]
    BEWA[B]
    Registro: 19 abr '16
    En foros: 667 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 44
    Rol: sumisa

    Sin respiro

    Los días comienzan con el mismo pequeño ritual. Él se despierta, se levanta al baño, regresa a la cama, me abraza unos instantes y luego nos destapa. No hace falta que me diga nada. Sé que debo ponerme de rodillas entre sus piernas y comenzar a chuparle la pija como esté. Dormida o erguida. Si es lo primero, en pocos instantes pasa a lo segundo. Si está erguida, así se mantiene sin problema alguno mientras yo me dedico a pasarle la lengua desde los testículos hasta el glande con muchísima suavidad. Una vez que tengo la cabeza de la pija en mi boca, la lengua hace círculos sobre ella, mientras le respiro e instintivamente la meto dentro hasta tocar mi garganta. Es algo que no pienso, sólo me sale. A veces me dice: “Páseme la lengua muy suavemente, con mucha saliva. No chupe”. Y por unos minutos lo hago, hasta que me doy cuenta de que estoy succionándola, metiéndola y sacándola de mi boca, atragantándome. Otras veces me doy cuenta antes y vuelvo a lamer. Pero el instinto es el instinto y con la pija en la boca es como si entrara en trance y me perdiera del mundo, hasta que algo me trae nuevamente. “Listo por ahora. Levántese a preparar el desayuno”.

    A veces se levanta él primero y me ordena quedarme más tiempo en la cama. Otras mañanas lo hacemos juntos. Si me quedo, igualmente no puedo dormir. Tengo el sueño corto. Con unas 5 horas me alcanza, aunque después ande necesitando un descanso más durante el día.

    Ayer amasé pan. Era una tarea que ordenó el día anterior. Comencé a hacer la masa bien temprano. Mientras ponía en un bols los ingredientes se acercó por detrás y me preguntó si necesitaba ayuda. Le respondí que sí, aunque la realidad era que mezclar los ingredientes secos no necesitaban de nada. Puso sus manos en mi cintura y comenzó a besarme el cuello. Mientras tanto seguí con mi labor. Cuando empecé a mojar la harina y ensuciarme las manos se alejó un poco, pero siguió de pie en la cocina. Mis manos estaban llenas del engrudo propio de la mezcla cuando me agarró del pelo, me giró y me puso de rodillas frente a él. Bajó el cierre del pantalón y sacó su pija que comencé a chupar. No tenía manera de tenerla así que la succión era más intensa para que no saliera de mi boca y entre topetazo y topetazo que me daba mientras me cogía por la boca, se escapara y se produjera algún desagradable incidente. Tres veces tuvo que parar porque estuve a punto de vomitar por el choque duro entre su pija y mi garganta. Mis ojos estaban llenos de lágrimas y no podía hablar. Me miró, me puso de pie agarrándome de mis cabellos y dijo que siguiera con lo que hacía. Se acomodó la ropa mientras yo continué luchando entre la mezcla, la boca del estómago y el cosquilleo entre mis piernas que reclamaban algo de atención. “Mirá! ves lo que hacés? Así no puedo salir a la calle… con el pito duro no se puede!!!”. Giré la vista y se veía bien firme y contundente su pija debajo del jean, y yo con ganas de que estuviera dentro de mí.

    Cuando terminé de preparar la masa me senté a escribir “Con permiso”. Él anduvo dando unas vueltas hasta que se fue a la habitación y desde allí me dijo: “Cuando terminás con eso, vení para acá que tengo otra tarea más para vos”. Y así lo hice. Cuando entré a la habitación me dijo que me desnudara, estaba acostado boca arriba, así que se destapó y me dejó su pija al descubierto. Volví a mi posición tradicional. La orden fue que despacio, con suavidad, como si lo hiciera con amor porque estaba medio irritada y el efecto tenía que ser que se pare, no que le duela y se asuste. Si hacía las cosas bien, todo seguiría su curso. Puse toda mi voluntad y mi saliva a su disposición. Es inexplicable la satisfacción que se siente al escuchar al otro gemir o contener la respiración porque está gozando de las caricias bucales. Es un pago extra, o simplemente el gran pago cuando no hay orgasmos propios. Su voz rompió el silencio y dijo: “No sé si es porque se acostumbró o porque vos lo hacés cada vez mejor, pero no me molesta para nada, al contrario. Estás tan suavecita…”

    Como dije antes, la intensidad de mi chupada llega un momento en la que es incontrolable conscientemente. De pronto sentí que agarraba mi cabeza con ambas manos, sin soltarla con su mano derecha me tapó la boca y con la izquierda la nariz, mientras me decía: “

    “Cuando no soportes más me haces mh y listo.” Así estuvo un buen rato y por ese mismo tiempo estuve respirando por un solo orificio nasal mientras mi mano no dejaba de moverse por su pija. A veces me dejaba llenar los pulmones de aire y podía permanecer más tiempo sin respirar, en otras me impedía respirar luego de que sacaba todo el aire de ellos y se hacía más difícil mantenerme por más tiempo así.

    Antes de soltarme la cabeza me dijo que lo siguiente sería chupársela sin respirar, todo el tiempo que pudiera soportarlo. Muchas veces suelo hacer eso, sobre todo cuando siento que el otro lo disfruta plenamente y tengo el íntimo deseo de que chupándola así acabe en mi boca y me caiga toda la leche directo en mi garganta. El juego de la respiración siguió por un buen rato. Finalmente me dijo que terminaba y que siguiera como yo sintiera hacerlo. Su pija atravesó varias veces el límite de mi garganta y la saliva salía a borbotones, espesa. Comencé a derramarla por los huevos. Me acomodé para llegar a ellos desde la unión exacta entre el ano y el comienzo de los testículos y pasé la lengua. Con una mano sostenía la pija a la que seguía acariciando llena de babas. Quedé inmersa entre los testículos, con mi cara toda llena de saliva. Metí dentro de mi boca primero uno y después el otro. Los chupé con suavidad y les pasé la lengua. Con la otra mano sostenía contra la pija a alguno de los huevos y fui alternando dentro de mi boca al glande y al testículo. No veía nada. Mis ojos estaban tan húmedos de saliva como sus genitales. seguí chupando la pija mientras me limpiaba un poco. Cuando lo conseguí, la tome entre mis manos y comencé a mirarla. Me gusta verla venosa, firme, gorda, durísima. Escuché a lo lejos su voz que me decía: “Te calienta mirarla?”... Sí, me calienta mucho mirarla. Cuando la veo tan a punto de explotar no puedo dejar de moverme, quiero tenerla en mi concha, sentirla entrar y salir hasta que me duela de hinchada, del roce. Me gusta sentirla caliente. Entonces, como no se me permite, por mi condición de esclava, meterla adentro, empiezo a moverme y a restregármelas por las tetas. Cuando hago eso, además de disfrutar el roce de la pija y los huevos en mis pezones, estoy controlándome para no subirme y meterla dentro de mí y perder el control de todo lo que existe alrededor y acabar las veces que sean y si viene de yapa sentir que el premio de la leche queda adentro… aaaaaah!!! más orgasmos concatenados vienen. Mi Amo me hace bajar y me dice que siga sola… Cuando eso pasa… sólo necesito tenerlo cerca, porque no puedo dejar de moverme. Es como si quedara cargada de electricidad y la energía fuese bajando de a poco.

    Esta vez, como la orden de subirme un poquito no llegó, lo seguí mirando y de a ratos, mientras movía mi mano en su pija haciéndole una paja, metía la punta en mi boca. El juego continuó por un buen rato. Sentí cómo se iba tensando su cuerpo. Su respiración se contenía hasta que juntos, respiración y leche se aflojaron. Su pija estaba dentro de mi boca, todo quedó allí. Cuando la saqué de adentro de la boca a la pija lo miré con la boca abierta para que viera lo producido y me dijo: “Quiero ver cómo desaparece”. Cerré la boca y volví a abrir, ya no había nada.

    Acaba de despertarse de la siesta. Me dijo que a las 18,30hs había misa en la capilla del pueblo. Dice que necesito purgar mis pecados y que me va a llevar… No sé si será cierto, por las dudas, me voy a preparar.

    Quitar spank · Donar § · 15
  • Avatar de LevArie_
    LevArie_
    Registro: 29 ago '16
    En foros: 60 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Hombre
    Edad: 55
    Rol: Switch

    Que excelente experiencia y extraordinaria la forma de contarlo.

    De lo mejor que he leido en los últimos tiempos en Mz.Chapeau !!

    Quitar spank · Donar § · 1
  • Avatar de BEWA[B]
    BEWA[B]
    Registro: 19 abr '16
    En foros: 667 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 44
    Rol: sumisa

    Tarde a misa

    El horario de misa era a las 18.30 hs. Cuando estuve lista me paré a su lado. Creí que me llevaría en auto, estamos como a 3km de la capilla. Dijo: "Vaya nomas. Apúrese, no sea cosa que llegue tarde". Y salí. Faltaban 20 minutos.

    La capilla está en la esquina de una cuadra en forma de triángulo. Cuando llegué a la rotonda vi que ya había gente adentro de pie. Miré la hora en mi celular y decía: 18,38 hs. Mientras caminaba hasta la puerta veía que la gente se sentaba para escuchar el saludo. El salón es pequeño, sencillo, con ventanas a los costados que lo hacen luminoso, sin ostentaciones de nada, apenas entran unos cuatro bancos de cada lado haciendo el camino para que pase el sacerdote. Había unas 4 personas por banco. Miré rápidamente y sentí vergüenza de entrar y que todos se dieran vuelta a mirarme. Así que sin dudarlo seguí de largo y pensé en caminar un poco y ver el mar antes de volver para contarle que había fallado en la puntualidad.

    No alcancé a caminar dos cuadras cuando vi que el auto se acercaba. Paró a mi lado, abrió la puerta y me dijo que subiera. No emitió ni una sola palabra más. Yo tampoco. Sentí que estaba en falta. Me carcome la idea de qué piense que lo desobedecí y en lugar de ir a misa me fui por ahí.

    Cuando llegamos abrí el candado de la tranquera como siempre y mientras cerré bajó del auto y esperó a que abra la puerta de la casa. Sus últimas palabras por ahora fueron: "Cerrá el candado y después la puerta con llave".

    El altillo no solo es lugar de castigo, sino mi pequeño espacio. Escribo desde el celular. Mi pc quedó abajo y no me atrevo a moverme hasta que no me llame.

    Una vez más compruebo que esto de dominar es una cuestión de actitud. No hace falta ser experto en ataduras, maestro en técnicas de ningún tipo, ni tener los elementos especiales para dominar. Suficiente con que me diga quietita o me mire con firmeza para que responda como espera. Dominante es quien se domina a sí mismo antes que a nadie.

    Quitar spank · Donar § · 12
  • Avatar de Bcllo
    Bcllo
    Registro: 04 jun '14
    En foros: 4 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 23
    Rol: sumisa

    Increible bitacora. Parece como si uno estuviese ahi. Nos falta un indicio de que zona es para no ir a ciegas por los renglones.

    Pero, de nuevo, increible.

    Quitar spank · Donar § · 1
  • Avatar de ElDesconocido
    ElDesconocido
    Registro: 18 may '18
    En foros: 5 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Hombre
    Edad: 29
    Rol: Dominante

    Exquisito relato señorita, estare expectante por la continuación

    Quitar spank · Donar § · 1
  • Avatar de Tete
    Tete
    Registro: 31 dic '16
    En foros: 102 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 59
    Rol: sumisa

    vamos Bewa... espero ansiosa tus relatos!

    Quitar spank · Donar § · 1
  • Avatar de BEWA[B]
    BEWA[B]
    Registro: 19 abr '16
    En foros: 667 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 44
    Rol: sumisa

    Confesiones

    Afuera llueve. Miro a través de la puerta ventana y, desde donde estoy sentada se ve el enorme tronco de uno de los dos eucaliptos que custodian la entrada de la casa. Los pliegues de la corteza que cubre el tronco están empapados. Se ven mejor las diferentes tonalidades que van desde el marrón oscuro al verde grisáceo. Hace unos días le dije a modo de broma que por qué crecían tan retorcidos estos árboles. Como si giraran todo el tiempo, como si fueran girasoles. Ahora las dimensiones de ese enorme tronco mojado con esas líneas retorciéndose me hacen imaginar que es un brazo saliendo con furia desde la tierra y lo imagino fuerte, decidido. Y como todo tiene que ver con todo, recuerdo los brazos de BEW apretándome, metiéndome dentro suyo. Lo extraño.

    Ayer se volvió a comunicar conmigo después de varios días que hacía que no tenía noticias de su existencia. Sin ningún saludo mediante me dijo: “¿Te estás portando bien?”. Ante mi respuesta continuó un: “¿Seguro?”. Y le conté lo que pasó la tarde de domingo cuando no terminé yendo a misa.

    Los días posteriores fueron raros. El diálogo se volvió frío y estrictamente necesario. Hasta, incluso, mis sesiones de chupada de pija se hicieron más esporádicas. Seguí haciendo las cosas en la casa pero más silenciosa que nunca. Los almuerzos y las cenas se hacen interminables. Come con mucha tranquilidad y más lento que lo de costumbre y no dice una palabra a no ser que quiera que vuelva a servirle o que le alcance algo. Antenoche nos quedamos sin gas, aquí no hay gas natural así que es un riesgo que se termine la carga y no puedas hacer nada de comer caliente. Se enojó mucho, me dijo que últimamente ni siquiera servía para estar atenta a no quedarnos sin gas. Estaba parada al lado de la mesada, se acercó, me agarró del pelo y me puso de rodillas. Se bajó el cierre del pantalón y metió sin previo aviso su pija en mi boca hasta más allá de la garganta mientras decía: “Vamos!! a ver si por lo menos servís para chupar!!?”.

    La misma noche del episodio de misa se fue a su habitación ni bien terminamos de cenar y me ordenó: “Que quede todo en orden”. Cuando terminé de acomodar me acerqué a su puerta y en voz baja pero como para que se me escuche le pregunté si necesitaba algo más o podía retirarme. Me dijo que ya me daría cuenta. Así que entré al baño a prepararme para dormir. Unos diez minutos después de subir al altillo su voz me dijo que qué hacía allí, que mi lugar era en su cama. Así que bajé y me puse de rodillas en el piso esperando que me permitiera subir. Estaba tapado sólo con la sábana. Con una mano me hizo señas de que subiera y con la otra se destapó dejando a la intemperie si pija, firme y preparada para que mi boca la recibiera. “Comenzó el juego”, pensé. Y me propuse hacer lo mejor que podía y más, a fin de conseguir su perdón. Pero no lo logré.

    Me tuvo de rodillas sobre la cama y chupándosela mucho tiempo. Cada tanto me tomaba del pelo y me subía y bajaba la cabeza haciendo tope en mi garganta. Otras veces me atravesaba y mantenía mi garganta tapada con su pija hasta que sintiera mis arcadas, entonces me soltaba. Me dijo que si era una buena puta sabría cómo lamen las putas, entonces que lo hiciera. Volvió a agarrarme del pelo y mientras me zamarreaba me dijo que me pusiera en el piso, de rodillas como perra, mirando hacia la ventana. Así lo hice.

    Si hubiese sido mi Amo, hubiera esperado que metiera sus manos dentro de mí, hurgueteando para comprobar mi humedad o simplemente para meter su puño en mi concha y hacerme acabar muchas veces. Pero con él no sabía qué esperar. Sentía que se movía detrás de mí. Se había levantado de la cama. Escuché que movía su ropa, así que intuí que buscaba algo. Lo escuché bien cerca cuando dijo: “BEW me dijo que a vos te gusta el cinto. Que lo preferís para ser castigada con él. Vamos a ver si es cierto. De alguna manera tenés que pagar el error cometido hoy”. Y comenzó a pergarme en la cola. Mientras lo hacía me dijo que tenía prohibido moverme, cerrar la boca y pestañear. Los cintazos en la cola se sintieron, pero no tanto como cuando los da ÉL. Pude cumplir con las condiciones puestas hasta que se paró a mi costado izquierdo y la lonja de cuero del cinto se apoyó con toda la furia marcando una diagonal por la espalda, entre mi hombro derecho y mi cintura del lado izquierdo. Me Moví levemente y gemí de dolor. Eso lo enfureció y al mismo tiempo que daba otro cintazo me decía: “¿A si que soy el Señor X? Te voy a dejar mi X marcada en tu espalda, puta! Puta desobediente que me hacés calentar porque te movés. Mirá! La cruz de San Andrés marcada te voy a dejar para que te acuerdes de mí”.

    Se detuvo después del golpe y esas palabras. Con la respiración agitada se paró frente a mí y me miró. Levantó mi cara sosteniéndola con un dedo y me dijo que lo mirara. Las lágrimas me desdibujaban su rostro. Preguntó si quería seguir y le dije que sí, pero que me diera respiro. “Yo hago lo que quiero”, y comenzó a darme cintazos continuos por la cola y la espalda. Si bien eran fuertes, todos fueron soportables. Dijo que esperaba que le dijera la palabra de seguridad. Dentro de mí me negué a hacerlo y después de unas cuantas series paró y me ordenó que subiera nuevamente a la cama y comenzara a chuparlo.

    Mientras lo hacía sentí que mi entrepierna estaba húmeda. con una mano le agarraba la pija y con la otra me toqué la concha para ver si mi sensación era real. Estaba totalmente mojada. Sorprendida lo miré y me preguntó qué pasaba. Claro! Para él no era ninguna novedad, en realidad no era nada, pero para mí era una gran contradicción y descubrimiento. Jamás suelo mojarme cuando recibo golpes con el cinto o con el cable trenzado. Siempre digo que lo que me gusta de eso es el ardor en la piel después, la molestia que siento con la piel hinchada unas horas más tarde o, a veces, simplemente la molestia al acostarme durante el aftercare. Me agrada sentir que al moverme al día siguiente hay un pequeño dolorcito que sólo yo sé de qué es. Y me gustan los colores que van teniendo las marcas. Pero mojarme mientras recibo los golpes… nunca. Quise compartirle mi sorpresa y tomé su mano para llevarla hasta ahí. La quitó de la manera más despreciativa posible. Le expliqué que quería que sintiera porque eso nunca me pasaba. Me dijo que le contara, que él no quería tocar, que lo único que le interesaba era que siguiera chupando… Recordé que era otra persona, un amo que, nada más, me había alquilado.

    Cuando terminó todo y antes de que se durmiera, me dijo que el domingo que viene deberé ir a misa sola. Que tenía terminantemente prohibido llegar tarde y que al regresar debía contarle de qué había tratado la homilía.

    Esto también le dije a BEW cuando me escribió el mensaje. ÉL agregó que tendré que confesarme y, además, comulgar. El sacerdote debe escuchar en la confesión que estoy conviviendo hace unos días con alguien que no es mi pareja y que, luego, le contaré a ÉL cuál fue la penitencia y si le parecía suficiente no agregaría nada más.

    Hoy es miércoles. Faltan todavía unos cuantos días. Hace años que no me confieso y siento una terrible vergüenza cuando me pienso de rodillas frente a alguien que es totalmente desconocido contarle mi realidad. Este castigo de ambos Amos, esta vez, se me hace fuerte.

    Quitar spank · Donar § · 7
  • Avatar de PerfidiaDiamante
    PerfidiaDiamante
    Registro: 24 oct '18
    En foros: 17 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 23
    Rol: Curiosa

    me re gustaba el relato pero lo unico que haces es chuparle la pija y hacerle de comer ? . me cago de embole con un gil asi . beeesis

    Quitar spank · Donar § · 4
  • Avatar de BEWA[B]
    BEWA[B]
    Registro: 19 abr '16
    En foros: 667 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 44
    Rol: sumisa

    Al fin el cielo

    Por supuesto que hay otras cosas además de chupar pija. El tema es que cuando sos esclava tenés que aceptar lo que al amo decida. Si te aburre lo que hace, entonces andate y buscate otro amo, o bien cambiá de rol y hacé lo que vos tengas ganas. Las esclavas somos seres con rol especial. Las sumisas pueden sugerir e incluso poner límites. En cambio poner un límite siendo esclava es poner límite a la relación, al juego. Y yo no estoy dispuesta a romper mi vínculo con BEW, porque no hay que olvidar que de él soy su esclava alquilada, en cambio de BEW soy su esclava de todos los tiempos.

    Cuando estás entregada como yo a tu Amo, no tenés medidas de los tiempos ni reparás en si existe aburrimiento o no con lo que hacés. Verlo comer, verlo beber, o simplemente trabajar frente a su pc son el placer más enorme que puedo sentir, no por lo que haga, sino por estar a su lado. Cuando el amo que te toca de turno decide no cogerte pero te manda a hacer otros menesteres, el hecho de no coger guarda un placer doloroso en sí.

    El amo que me alquiló había decidido el domingo que no volvería a cogerme ni por la concha ni por el culo hasta el proximo fin de semana. A mi me calienta muchísimo chupar pijas. Se nota para el que recibe la mamada y se nota en mí porque soy capaz de tener orgasmos mamándola. Sé que muchas mujeres no comprenderán esto, no me importa, sé que no todas están capacitadas para ello y... menos aún, han tenido la fortuna de tener en su vida un excelso amante como BEW, que con solo tocarme los pezones o besarme ha sabido hacerme tener los orgasmos más impresionantes de mi vida. Este amo de alquiler se parece mucho a ÉL y me supo mantener bien caliente todo este tiempo. Anoche, sin ir más lejos, me agarró con toda su fuerza en la cama. Creí que iba a ser beneficiada con su pija en mi concha. Todo mi cuerpo estaba preparado para eso. Los besos que me dio me encendieron a punto de estallar y cuando me vio allí, me beso apoyando sus labios en los míos y me dijo: "Hasta mañana".

    Finalmente este mediodía entre idas y vueltas, entre lavado de platos que me cortaba con su llamado, me permitió subirme en él y montarlo. Su pija entró perfecta en mi concha. Parecía hecha a medida. Lo sentí moverse aún cuando solo respiraba. Hincharse más y yo cada vez más empapapada. Tres orgasmos me permitió tener. El primero fue cortado. Cuando llegaba a la cumbre me ordenó bajar. Los otros fueron plenos. A la noche me daría más, parece ser que mi comportamiento de estos días fue el esperado y ahora recibo los premios. Veremos.

    Quitar spank · Donar § · 9
    Editado el 29/11/'18 17:01hs por BEWA[B]
  • Avatar de ElDesconocido
    ElDesconocido
    Registro: 18 may '18
    En foros: 5 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Hombre
    Edad: 29
    Rol: Dominante

    Felicitaciones señorita, es usted una gran esclava

    Quitar spank · Donar § · 1
  • Avatar de kimmyb
    kimmyb
    Registro: 19 ago '17
    En foros: 4 posts
    Ubicación: Colombia

    Sexo: Mujer
    Edad: 26
    Rol: sumisa

    Hermoso nivel de entrega Srta BEWA [B], esperando nuevo reporte! exitos en el viaje.

    Quitar spank · Donar § · 2
  • Avatar de BEWA[B]
    BEWA[B]
    Registro: 19 abr '16
    En foros: 667 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 44
    Rol: sumisa

    Solo mirar

    Temprano me dijo que estuviera lista. Esta vez me iba a sacar a pasear por la ciudad capital. Así que debía comportarme como era de esperarse. Cerca del mediodía salimos en el auto, yo de pollera de jean, blusa negra, sandalias y campera de jean negra por si refrescaba más. Estos días están muy fríos y ventosos en esta orilla así que cuando sale un poco el sol hay que aprovecharlo aunque sea para calentar un poco el cuerpo.

    En la ruta camino a la ciudad, me detuve a mirar sus manos sosteniendo el volante del auto mientras en la radio se escuchaba no sé qué tema, pero seguramente alguno que me trajo aires de BEW. La música siempre me genera sensaciones especiales, sobre todo si los sonidos se alargan y se intensifican en el camino hacia el resto del tema. Para ser más precisa, por ejemplo con el blues me pasa que me siento como si los acordes fuesen una cinta por la que me va llevando y voy cayendo sin frenos. Pero al mismo tiempo, esa misma cinta gruesa que me envuelve lo hace de manera suave, intensa. Me hace flotar en el aire y descender dentro de una atmósfera pesada que me sostiene y me protege de golpes y dolor. Una mezcla de mareo y calor voy sintiendo mientras la melodía hace su camino. Me ocurre con otros estilos de música también, y si eso me pasa en presencia de ÉL, mis hormonas se descarrilan y la piel se supersensibiliza, al punto de que un leve soplido es suficiente para que se me ericen los pezones y quede al borde del estallido.

    La música en ese camino había comenzado a hacer de las suyas, y yo observaba las manos de este amo y deseé que sus dedos se metieran en mi. En mi humedad que estaba en aumento, en mis fluidos gelatinosos y calientes. Pensé en lo mal que me hacía tenerlo cerca, suelo tener períodos de latencia, los llamo yo, en los que el deseo sexual desaparece por completo hasta que BEW irrumpe con un mensaje o con su presencia. Resulta que desde hace prácticamente 10 días que en mi cabeza sólo se suceden imágenes y deseos de pasar por todo lo posible sexualmente. Y a eso sumarle la sumisión de este hombre que, también, dispone de mí a su antojo. Entonces, si no me quiere coger no lo hace y si sólo quiere tenerme caliente todo el día, también.

    Cuando llegamos a la ciudad fuimos a almorzar y después caminamos un poco. Estuvo atento a su teléfono celular, algo extraño ya que hasta el momento sólo le había servido para saber la hora, pero… esta vez noté que se escribía con alguien y que ese alguien lo hacía sonreír con un brillo especial en los ojos. Volvimos al auto y esta vez me pidió que me sentara atrás y me mantuviera en silencio. Minutos después una mujer que venía cruzando la avenida se paró frente al auto, lo miró desafiante y con un andar elegante y felino se acercó a la puerta del lado del acompañante, la abrió y se sentó. Vestía una falda negra con una camisa de igual color ceñidas al cuerpo de manera que se le realzaban los pechos. El cabello lo llevaba recogido y el maquillaje era escaso, solamente se resaltaban sus ojos oscuros y labios delineados. Un perfume dulce invadió el compartimento y sin mirarme le dijo: “Esta es la putita de turno?”. No escuché lo que él le respondió ya que lo hizo en voz muy baja que sumada al volúmen de la música me fue inentendible para mí. Ella se sonrió y continuaron hablando como viejos conocidos. Se sentía una tensión sexual intensa entre ellos, miradas, sonrisas, movimientos de sus cuerpos hacían notar que no era necesaria ni media chispa para que estallen uno en el otro.

    Puso en marcha el auto y dimos unas vueltas. Sentí que ya no existía para ninguno de los dos. Mientras él conducía ella con su mano izquierda acariciaba la entrepierna de él. En los semáforos se abalanzaba y le susurraba cosas al oído. Imaginé miles de relatos de lo que le haría después, en algún después. Como fuera, ser espectadora de tremenda escena me tenía más encendida que si fuera activa participante. Moría por sentir el olor y la textura de su piel, recorren con mi lengua sus pezones, chuparlos con hambre de sexo y meterle mi lengua por todos sus agujeros para sentirla gemir de placer. Creo que hasta sería capaz de morderlo a él si se atreviera a interrumpir.

    Se detuvo en una calle poco transitada, ya se estaba poniendo de noche. Tomó su billetera y me la entregó diciendo: “Ahí tenés dinero suficiente como para que vayas a cualquier bar a tomar algo, o a hacer lo que quieras. Por un par de horas no me servís para nada. Hacé lo que se te venga en ganas, pero nada de sexo con nadie. Yo te paso a buscar, te aviso”. Hice ademán para bajarme y me retuvo sosteniéndome de la muñeca. Se acercó a ella y comenzó a besarla intensamente mientras ponía mi mano en una de sus tetas y hacía que la amasara. Sentí la respiración acelerada de ella, sentí los gemidos de él. De un empujón corrió mi mano y me dijo: “Andate”.

    Lo que hice en el tiempo que me dejó dando vueltas por la ciudad no sé qué fue. Sólo puedo decir que la excitación que sentí fue enorme. Deseos de disfrutar de ambos, bronca por haber sido dejada de lado y hasta algo culpable por desear tanto.

    Cuando volvimos a la casa se limitó a saludarme con una caricia en la cabeza. Me dijo: “Qué buena nena obediente fuiste hoy!. Ahora andá a dormir que hoy estoy satisfecho... no, mejor dormís conmigo así me aseguro de que no te estás tocando. Sé perfectamente lo caliente que quedaste hoy, y me gustas así”.

    Es domingo. Hoy tengo que cumplir mi tarea de ambos Amos, en unas horas nomas. Me voy a preparar, no sea cosa que nuevamente llegue tarde.

    Quitar spank · Donar § · 10
  • Avatar de Paola123
    Paola123
    Registro: 04 jun '15
    En foros: 20 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 22
    Rol: sumisa

    por favor escribe un libro bdsm, por favor, por favor, por favor, por favooor!
    yo te lo compro, ten, toma mi dinero!!! jajaja

    Quitar spank · Donar § · 2
  • Avatar de LeBeau
    LeBeau
    Registro: 01 ago '17
    En foros: 293 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Hombre
    Edad: 40
    Rol: Dominante

    Huy Dios que caliente me tienen todas las situaciones. Y que bien que las pones en letras.

    Espero que BEW se entere de que siento una muy sana envidia de la clase de esclava que posee.

    Ojala yo algún día reciba esa clase de entrega de mi sumisa.

    Gracias a los 3 participantes por de dejar que todos disfrutemos con Uds. En especial a su Amo BEW, ya que su voluntad puso en macha todo lo que trajo aquí sus palabras.

    Bravo!!!

    PD: Yo también compraría un libro escrito de esa con semejante maestría.

    Quitar spank · Donar § · 1
  • Avatar de Sofia1985
    Sofia1985
    Registro: 07 nov '18
    En foros: 2 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 33
    Rol: sumisa

    Y?? Quiero saber como sigue!

    Quitar spank · Donar § · 1

Responder


Tenga en cuenta que su mensaje será leído por muchas otras personas. Intente ser claro, evitar faltas de ortografía, y que el contenido sea interesante para el resto de la comunidad. Recuerde que su mensaje debe adecuarse a las reglas del foro.


Reglas de las reuniones y eventos

Los eventos en Mazmo son muy grandes, con muchos asistentes y muchos elementos al alcance de la mano. Es por esto que es conveniente elaborar unas reglas para garantizar la seguridad de todos los participantes.

Estas reglas se dividen básicamente en tres: Los tipos de prácticas, el consumo de alcohol y una colección de reglas varias.

Tipos de prácticas

Prácticas no permitidas

Queda prohibido realizar cualquier tipo de práctica relacionada o que incluya lluvias de cualquier tipo, scat, cortes, asfixias (o cualquier juego de respiración), agujas y sangre.

Prácticas que requieren previa autorización

Debe avisarse en mesa de entrada o a algún colaborador del evento (llevan un cartel identificatorio) si se desea realizar cualquier tipo de suspensión o que involucre electricidad. En caso de autorizarse, un colaborador instruido en el tema presenciará la sesión sin participar, pero observando que todo se haga bajo un marco de seguridad. En caso de que esto último no pase, el colaborador puede (y debe) detener la sesión.

Prácticas riesgosas

En las habitaciones del evento se pueden encontrar varios carteles explicativos (algunos hasta con dibujos) sobre buenas y malas prácticas. Dónde golpear, dónde atar, etc.

En caso que algún participante observe que hay alguien sesionando que no cumple con estas buenas prácticas, está en derecho a acercarse discretamente y advertirle de buen modo el error. De repetirse, y previo informe a algún colaborador la sesión será interrumpida.

Alcohol

El alcohol puede ser un factor que transforme un juego en un mal momento. Es por eso que se establecen límites en la cantidad de alcohol consumido. Si un participante desea sesionar, no puede hacerlo si consumió por demás del límite estipulado. Asimismo, aunque el invitado no desee participar de ningún juego, también existe un límite (mayor) de alcohol permitido, después del cual no podrá comprar más bebidas alcohólicas.

El barman o el encargado de la barra se reserva el derecho de no expedir alcohol a quién no lo considere prudente.

Reglas varias

Están prohibidas las fotos y cualquier tipo de grabaciones

Para preservar la intimidad de los asistentes, aquel que sea visto con cualquier dispositivo de grabación (aunque no lo está usando) tendrá que retirarse del evento.

Personal de la organización, con su correspondiente identificación, estará en el Evento con una cámara retratando solamente a aquellas personas que explícitamente quieran ser retratadas para luego publicar dichas fotos.

Prohibido usar celular

Se prohiben los celulares para evitar que alguien pueda sentirse incómodo y sospechar que le están sacando fotos. Para evitar malos entendidos, directamente no se puede usar celular, ni para mirar la hora.

Nadie puede tocar a nadie que no se lo haya permitido

En los Eventos pueden darse situaciones de exposición. No hay que confundir esto con la invitación o habilitación a tocar a las personas en tales situaciones. Quienes no entiendan o no respeten este punto serán echados y denegado el acceso a futuras reuniones. La interacción entre dos o más personas requiere siempre de consenso explícito.

Nadie puede intervenir en una sesión en la que no participa

Salvo que se estén violando las reglas antes expuestas, nadie puede intervenir, ni nadie puede pretender participar de una sesión ajena. Se debe ser muy respetuoso ante estas prácticas.

Tu número de inscripción es el:

La dirección del lugar es .

Te esperamos el a partir de las hs



Inscribir acompañantes que no tengan usuario en Mazmo (opcional)

Cargando...

Para ejecutar la acción requerida es necesario completar los siguientes datos:



Fecha de nacimiento: (no se publica)

¿Estás seguro que quieres eliminar este post?