castidad

  • Avatar de lauradomina
    lauradomina
    Registro: 11 dic '17
    En foros: 6 posts
    Ubicación: España

    Sexo: Mujer
    Edad: 31
    Rol: Dominante

    En la dominación femenina la castidad o abstinencia del varón no constituye un objetivo en si mismo, sino un medio ara otro fin: mantener la excitación del hombre para que este este mas centrado y ansioso por servirla.

    El fin ultimo de la castidad dentro de la D/s es conseguir un estado de excitación permanente y para que se parduzca este, dos son las diferencias fundamentales que la identifican sobre cualquier otro tipo de castidad cotidiana.

    En primer lugar su componente psicológico de denegación, es decir que se produce no por voluntad del sumiso sino por voluntad de su Ama.

    Y en segundo lugar porque esta excitación viene acompañada con la provocación y mantenimiento de dicho estado por nuestra parte a través del juego erótico cotidiano que realizaremos mientras nuestro sumiso permanece en dicha situación.

    Como en todo, no podemos pensar que la cosa es blanco o negro, es cuestión de grados, pero parece estar mas allá de cualquier discusión que el grado de adoración de un sumiso por su Ama se ve notable y cotidianamente intensificado a causa del binomio castidad/excitación. Puede decirse que la castidad, así entendida, constituye una herramienta básica a la hora de conseguir tanto el mas perfecto servicio posible por parte del sumiso, como la mutua satisfacción de las dos partes que forman la relación de dominación femenina.

    La practica y el tiempo se encargan de poner las cosas en su sitio. Los beneficios tanto para nosotras como para ellos, no se hace esperar. Desde un plano psicológico de Dominación se incrementa notablemente cada vez que hacemos uso de nuestro poder de decidir sobre su orgasmo.

    Si tenemos en cuenta el entorno escénico en el cual se produce la denegación del orgasmo de nuestro sometido, generalmente corresponde a momentos de máxima excitación por ambas partes. y eso también nos lleva a una conclusión muy clara: nos prepara para llegar a sentir placer de nuestro dominio.

    Superada la fase inicial y una vez alcanzado el estadio de Dominación suficiente ya no nos causa ningún tipo de problema de carácter sentimental o psicológico su denegación. S bien es verdad que alcanzar este punto requiere tiempo, ya que nuestra decisión tiene que estar libre de cualquier prejuicio y de duda interna sobre la conveniencia o no de nuestra decisión.

    Siguiendo en la misma línea, observaremos que cuando decidimos denegar el orgasmo experimentamos un aumento de nuestra excitación, ya que en esos momentos de excitación sexual tal decisión nos identifica si cabe aun mas en nuestro papel dominante, de tal forma que con mucha frecuencia la denegación del orgasmo de nuestra pareja viene acompañada de nuestro propio orgasmo, alimentando así la espiral Dominio-placer.

    El acierto y elección de esta practica en la relación de dominación viene avalada además por una característica mayoritaria en la casi todas nosotras: la facilidad del orgasmo clitoriano frente a la menor frecuencia del orgasmo vaginal.

    Nuestro sumiso tiene manos, labios y lengua para complacernos a nuestro gusto y con la frecuencia que deseemos. Y puesto que la Dominación Femenina implica que la sexualidad de la pareja tiene como objetivo fundamental nuestro placer, la castidad del varón es la consecuencia lógica de este proceso porque donde mayoritariamente encontramos las mujeres el placer es el masaje clitoriano.

    Disponer de un sumiso bien entrenado, es una meta a alcanzar por cualquier mujer Dominante. La mayoría de nuestros encuentros sexuales tienen en el sexo oral una de nuestras principales fuentes de placer y como quiera que a medida que se adquiere practica las sensaciones son mayores. Se podría decir que el sexo oral engancha.

    Ahora bien, también somos muchas las que si tenemos orgasmos vaginales u que no queremos renunciar a la penetración, o algunas que no teniéndolos disfrutan también de ella. En este caso, resulta obvio que si la sexualidad esta destina al placer de la mujer, deben buscarse maneras de mantener la excitación del varón sin renunciar al placer indudable que nos provoca la penetración. Generalmente este tipo de penetración dominante, suele diferenciarse de la clásica en que el sumiso penetra a su Ama a petición de ella y de la forma y manera que ella desea. El control por nuestra parte de la penetración incrementa nuestro placer.

    Por lo tanto, la castidad no es fruto del capricho del Ama, tampoco es un castigo como algunos no iniciados quieren verlo. La castidad es tan necesaria para poder avanzar en una relación D/s, como lo es el combustible para un vehículo. Sin excitación no hay juego erótico, y esta forma de vida requiere de las dos cosas para su funcionamiento.

    Una vez que dispongamos del control absoluto de la penetración, habrás avanzado hacia un nuevo estadio donde el sumiso siempre permanece al servicio de tu placer. Su miembro no es mas que un instrumento a tu servicio y así debe de entenderlo el sumiso, sin que ningún movimiento deba escapar a tu voluntad. Generalmente conseguirás tu placer mediante la combinación de la masturbación y el control de los movimientos del pene de tu sumiso con arreglo a tu estado de excitación.

    En este aspecto, es de reseñar, la coincidencia entre muchas de nosotras a las que no nos gusta prescindir de la penetración, el hecho de que disfrutamos con el contacto de nuestra vagina con el pene, pero no solemos disfrutar del bombeo descontrolado del varón. Es por eso que durante la nueva etapa, las penetraciones se suelen limitar a un mero acto de disfrute del pene masculino como lo podría ser de un vibrador.

    Llegados a este punto tenemos muy clara la diferencia entre penetración y eyaculación; los dos actos no van unidos en absoluto, lo único que tienen en común es que los dos son decisión nuestra pudiendo disfrutar enteramente de la penetración todo el tiempo que nos plazca. Si el sumiso, durante la penetración notase en algún momento que llega al punto de excitación o de no retorno, deberá solicitarnos permiso para parar con el fin de no eyacular sin nuestro permiso.

    Con el tiempo el sumiso aprenderá que el acto sexual ya no lo controla el, que esta bajo nuestro dominio y control, siendo su única misión la de proporcionarnos el máximo placer posible.

    Conseguir que el sumiso disfrute junto a nosotras de nuestro placer y hacerle sentir las convulsiones de nuestra vagina durante nuestro orgasmo es una de nuestras armas mas potentes de dominación.

    Por este camino va otra de las técnicas puras de dominación consistente en ordenar al sumiso que nos penetre justo antes de que alcancemos el orgasmo, aprovechando ese placer de penetración para incrementar aun mas nuestra excitación y provocándonos un orgasmo mayor. La sensación que nos aporta esta técnica es altamente satisfactoria por la carga de dominación que lleva implícita, ya que el sumiso en este caso solo se limita a cumplir ordenes y a sentir en su propia carme como disfrutamos de la penetración.

    La imposición de la castidad nada tiene que ver con los deseos de una Ama caprichosa e irresponsable, sino mas bien con todo lo contario. La castidad no es mas que la consecuencia lógica y el punto de llegada, con parada obligatoria, en todo proceso de dominación.

    Una eyaculación a la semana parece mas que suficiente para mantener limpias las tuberías del aparato genital masculino.

    Para los profanos en la materia, os recuerdo que la castidad no significa la ausencia de sexualidad, mas bien todo lo contrario. La castidad es capaz de conseguir un estado de excitación permanente en el sumiso. Los pensamientos eróticos brotaran con mayor facilidad y en general el estado anímico mejorara.

    El secreto del juego es provocar y provocar.

    Debes jugar con tu sumiso provocándole un mayor grado de excitación, a la vez que dispones de él cuando te place para satisfacer tus deseos de sumisión encendidos y provocados por esa situación, creando así un bucle sin fin que solo terminara con la decisión por tu parte de autorizarle la eyaculación.

    De esta forma la eyaculación pasa a ser altamente apreciada por él, a la vez que sus orgasmos se intensifican por el simple hecho de ser enormemente deseados.

    Entonces, ¿cuando y como eyaculará nuestro sumiso?

    El cuando esta claro: cuando nosotras lo consideremos conveniente, bien porque creamos que conviene desatascar sus tuberías para la buena conservación de la próstata, bien porque, por cualquier razón, consideremos que es el momento.

    En el como pueden producirse muchas variantes. Pero hay una consideración que compartimos buena parte de las dominantes: conviene que el varón sumiso eyacule de una forma que ponga de manifiesto su posición subordinada, además, si es posible, que resulte divertida para nosotras.

    Cuando la mujer no esta interesada en la penetración, la eyaculación del sumiso se produce por la vía de la masturbación, normalmente realizada por el mismo, aunque hay algunas de nosotras que nos complace ordeñar al sumiso personalmente, quizás porque nos parece una buena manera de hacer explicito el dominio.

    De todas formas hay una practica casi generalizada entre las parejas cuya relación se basa en la Dominación Femenina que es: el sumiso debe tener absolutamente prohibida su masturbación sin nuestro permiso explicito.

    El problema no radica tanto en la frecuencia en la que el sumiso disfruta de su eyaculación sino en cuanto al comportamiento de este al día siguiente.

    Sus eyaculaciones deben de ir seguidas de medidas que contribuyan a proporcionarle el estimulo adicional para recuperarlo. Debemos convertir por nuestra parte, su eyaculación en un acto de dominación.

    Si es por masturbación, partiremos de una premisa básica que es que el varón debe masturbarse siempre delante de nosotras y por indicación nuestra. No permitas jamás que lo haga a escondidas. Acentua la dominación obligándole a hacerlo en una postura altamente sumisa.

    Una buena opción puede ser que le ordenes masturbarse (después de que tu hayas quedado completamente satisfecha) delante de ti, con plena luz y al rimo que tu decidas, mandarle parar y que se quede con las ganas, o que lo haga en el suelo a cuatro patas o de rodillas.

    Otra técnica consistiría en ordenar al sumiso que se masturbe en el omento que menos se lo espera. Esta técnica tiene el efecto de hacer entender al sumiso que se le ordena masturbarse con el fin de que disponga de una eyaculación necesaria para su organismo, pero fuera de todo contexto sexual. Esta técnica es ideal cuando mantienes a tu sumiso enjaulado. Libérale de la jaula y cuando haya terminado vuelve a encerrarle, le harás entender claramente que tus motivos no han sido otros que los de mantenerlo sano. Se puede también incrementar su excitación, y hacerle eyacular mientras frota su pene en el exterior de tu vagina o en otra parte del cuerpo.

    Otro aspecto interesante a tener en cuenta es la posibilidad de asociar la eyaculación al disciplinamiento del sumiso.

    la disciplina que requiere el sumiso será mejor recibida si este siente placer al recibirla (hablamos de disciplina no de castigos), por lo tanto y después de un periodo de abstinencia, el sumiso esta totalmente receptivo hacia cualquier tipo de estimulación y ni que decir tiene que estará predispuesto a unir mentalmente el placer con las enseñanzas que puedas impartirle durante su masturbación. Una buena combinación es hacerle llegar mientras que le da ligeros azotes, pellizcos en los pezones, mordiscos, etc,. a la vez que le asignas ordenes o tareas a mejorar.

    las posibilidades son múltiples y estos pocos ejemplos solo deben servirte para estimular tu imaginación de dominante, a la hora de construir las practicas que mejor se adecuen a la personalidad del sumiso y al objetivo que persigues.

    Si lo único que buscas es que tu sometido expulse semen por creerlo necesario para su salud, acude a una practica sustitutoria de la eyaculación que es el masaje prostático, que a la vez será altamente placentera para el sumiso.

    El método consiste en masajear o excitar la próstata introduciendo un dedo en el ano del sumiso, masajeándole la próstata y conseguirás así que expulse el semen. La sensación que experimente este por el masaje y expulsión del semen le será placentera, pero sin embargo no le producirá el bajón tradicional, dejara sus energías intactas.

    Para que nuestro sumiso recupere y renueve con la mayor rapidez posible sus deseos incondicionales por servirnos, aquí tienes algunas ideas. Este bajón al que me refiero se palia en cierto modo si el sumiso ha eyaculado de forma totalmente controlada por nosotras, en el ultimo momento y por decirlo de alguna forma, cuando ya había perdido toda esperanza de que se le autorizara a eyacular.

    La buena practica de la castidad requiere tanto del refuerzo de la sumisión tras la eyaculación como de una continuidad en mantener su excitación para que la abstinencia se convierta en una acicate para el buen servicio hacia quien la domina.

    El orgasmo del sumiso siempre será vista por este como un premio que le concede su Ama. Por el contrario, su denegación no deberá verse como un castigo, sino como una prueba mas en su educación, como cumplimiento del deseo de su Ama.

    Después de un polvo, a la mujer podría apetecerle dormirse mientras le proporcionan un suave masaje en la espalda o tan solo caricias. De esta manera pone a trabajar al sumiso para ella y le esta recordando para lo que esta, cual es su posición y centrando su atención en ella, sin necesidad de tener que dedicarse a trabajar para él.

    Se pueden asumir otras soluciones sin que apenas obliguen al dominante a dedicarse al sumiso. Por ejemplo, apoyando su cabeza entre el vientre y la vulva de tal forma que alcance a poder besarla y dejarle en esa posición el tiempo que se considere oportuno, mientras nosotras nos relajamos. cada beso es un gracias por haberlo dejado eyacular.

    Estos simples ejemplos sirven para evidenciar que las posibilidades son múltiples y que deben enmarcarse en el comportamiento habitual de cada pareja que practica la Dominación Femenina. Además, no deben suponer una carga de trabaja para el dominante que contradijera la realidad de que es el sumiso quien tiene que trabajar para ella.

    En la dominación Femenina la sexualidad debe concentrarse en el placer de la dominante. Pero como sabemos, esto no significa que el hombre no obtenga el suyo, sino que simplemente lo obtiene como resultado colateral aunque intenso, del placer que le proporciona a su Ama.

    ¿Qué le ocurre al varón sumiso obligado a la abstinencia? Pues que se ve obligado a renunciar a un breve momento por el que todo hombre suspira, a cambio de mantener un mas alto nivel de excitación de forma bastante permanente. No hay mas que preguntar a los hombres en abstinencia para comprobar que su placer se incrementa sustancialmente.

    Como en muchos aspectos de la vida, una renuncia constituye la base sobre la que se asienta el éxito posterior. En este caso, la posposición de un momento culminante de placer como es la eyaculación ara un hombre, revierte en la insatisfacción del tiempo durante el cual disfruta del placer, entre otras cosas, porque también el hombre disfruta de las consecuencias positivas de evitar la relajación o bajón que se produce tras su orgasmo.

    Pero el placer del varón no queda ahí, porque en la dominación femenina su goce se alimenta del servicio a su Ama. El autentico sumiso obtiene un innegable placer cuando sirve a su dueña, y ese placer se incrementa en función de su excitación, que es incrementada con la castidad.

    En consecuencia, la necesidad de elevar el nivel de excitación tras el orgasmo revierte en el mutuo beneficio de las dos partes dela relación, que no es otro que potenciar la dominación femenina y el intercambio de poder que conlleva.

    Quitar spank · Donar § · 41 · § 400
  • Avatar de sumiso_2008
    sumiso_2008
    Registro: 12 ago '07
    En foros: 385 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Hombre
    Edad: 42
    Rol: sumiso
    Excelente Sra.
    Spank it · 0
  • Avatar de denyMe
    denyMe
    Registro: 19 nov '14
    En foros: 91 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Hombre
    Edad: 45
    Rol: Switch

    Debería ser de lectura obligatoria en las escuelas!!!

    Quitar spank · Donar § · 1
  • Avatar de lauradomina
    lauradomina
    Registro: 11 dic '17
    En foros: 6 posts
    Ubicación: España

    Sexo: Mujer
    Edad: 31
    Rol: Dominante

    Muchas gracias. Cualquier aportación será bien recibida. Gracias

    Quitar spank · Donar § · 1
  • Avatar de answell
    answell
    Registro: 03 oct '17
    En foros: 826 posts
    Ubicación: España

    Sexo: Travesti
    Edad: 30
    Rol: sumisa

     

    Quitar spank · Donar § · 3
  • Avatar de Libertino
    Libertino
    Registro: 25 dic '15
    En foros: 37 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Hombre
    Edad: 47
    Rol: Libertino

    agregaría que el sumiso, después de haber eyaculado, se beba su propio semen.

    Quitar spank · Donar § · 2
  • Avatar de givemedanger
    givemedanger
    Registro: 28 feb '16
    En foros: 66 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 26
    Rol: Curiosa

    muchas gracias por el texto, extremadamente util para las novatas :)

    Quitar spank · Donar § · 4
  • Avatar de giovajose
    giovajose
    Registro: 26 nov '17
    En foros: 230 posts
    Ubicación: Venezuela

    Sexo: Hombre
    Edad: 46
    Rol: Dominante

    El cinturón de castidad, ese artilugio cuyo poder se otorga al [email protected] de esa llave maestra que abre, cierra y controla la sexualidad de otra persona es más bien un férreo mito que una realidad. Los cinturones de castidad se remontan al imaginario del medievo y servían al caballero que se alejaba de su hogar por largo tiempo para librar cruentas batallas para cerrar a cal y canto el sexo de su amada. Y asegurarse de paso no ser víctima de la temida cornamenta. Edad Media que fuera, que los maridos celosos y desconfiados de la época echaran el cerrojo a las vaginas de sus esposas, se fueran a dar la vuelta al mundo y volvieran pensando que las encontrarían enteras. el cinturón de castidad no puede usarse más que unas horas, a lo sumo un par de días. De otra forma, el que lo llevara la palmaría por culpa de infecciones, abrasiones y laceraciones provocadas por el contacto con el metal. A largo plazo, si el cinturón entraba en contacto con agua (digo yo que deberían de lavarse sus partes), la oxidación del cinturón sobre la piel provocaría tétanos. Si en esos días en los que les aseguro que el olor de las nubes me la trae al pairo, las compresas con o sin alas irritan la piel de la ingle y la vulva, me resulta de ciencia ficción imaginar las llagas que podrían aparecer a causa de la dichosa braga de hierro. No lo quiero ni pensar.

    Resultado de imagen para arte erótico fotos puesto cinturon de castidad del bdsm

    Quitar spank · Donar § · 2
  • Avatar de BoquitaDeMiel
    BoquitaDeMiel
    Registro: 20 abr '15
    En foros: 258 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 44
    Rol: Dominante

    Señora, ha sido un placer leerla. Puso Usted en palabras mucho de Mi sentir. Lo he experimentado  con mi sumiso y los resultados han sido más que satisfactorios. Muy hermosa reseña.... Mis respetos a Usted y espero poder continuar leyéndola.....

    Saludos cordiales.....

    BdM

    Quitar spank · Donar § · 1
  • Avatar de Eisenheim
    Eisenheim
    Registro: 28 nov '17
    En foros: 38 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Hombre
    Edad: 58
    Rol: Dominante

    Muy buen aporte y aplicable tanto a sumisos como a sumisas

    Quitar spank · Donar § · 1
  • Avatar de Enya[LD]
    Enya[LD]
    Registro: 08 dic '17
    En foros: 120 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Mujer
    Edad: 37
    Rol: sumisa

    Impresionante ... Aprendo mucho!! Gracias

    Spank it · 0
  • Avatar de Tebaxrg
    Tebaxrg
    Registro: 26 dic '16
    En foros: 246 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Hombre
    Edad: 26
    Rol: sumiso

    Espectacular

    Spank it · 0
  • Avatar de lauradomina
    lauradomina
    Registro: 11 dic '17
    En foros: 6 posts
    Ubicación: España

    Sexo: Mujer
    Edad: 31
    Rol: Dominante

    Muchas gracias por los comentarios, al final me lo voy a creer  y todo,ajjajajaj.  Me alegra saber que os parece interesante y que os puedo ayudar un poquito. Todos teneis las puertas abiertas pero en especial aquellas dominas y sobretodo las noveles. Es un enorme placer poder ayudaros.

    un beso

    Quitar spank · Donar § · 4
  • Avatar de DUOBDSM
    DUOBDSM
    Registro: 05 oct '14
    En foros: 68 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Intersex
    Edad: 48
    Rol: Dominante

    Completísima descripción detallada sobre castidad, mucho se habla sobre el tema, pero en muchos casos solo pasa por una fantasía que nunca es concretada en forma real. 

    Lo que relata lauradomina aclara algunos conceptos, en los cuales coincido, hablar de castidad, no implica que haya ausencia de actividad sexual, puede haberla de parte del sumiso de distintas maneras, inclusive a través del contacto con penetración, pero con el manejo de la Dómina estableciendo la denegación del orgasmo por todo el tiempo que ésta lo crea conveniente. El estado de sensibilidad sexual que se genera en un sumi con períodos de abstinencia eyaculatoria, es simplemente maravillosa, se lo mantiene dócil y sumamente dispuesto a atender y complacer a su Dom, siempre con la esperanza que en esa situación de entrega de placer, su Ama se apiade de él y le conceda el permiso para la descarga deseada.

    Cuando hay un vínculo fortalecido entre quien domina y quien asiste, no necesariamente es necesario el uso de un dispositivo de castidad como una jaula con candado, porque la entrega del sumiso ya está asumida psicológicamente de tal forma que no cometerá ningún acto de masturbación oculta sin tener el permiso correspondiente. 

    El momento en el cual permitirle su descarga y de qué manera, bien lo ha explicado lauradomina, queda a criterio y gusto de cada Ama, pero coincido en que cuando se le permita hacerlo, sea siempre de tal manera que quede demostrado el poder de quien le está otorgando el permiso, ya que le indicará el momento en que pueda hacerlo, ya sea durante el acto sexual con penetración, la forma en que deba masturbarse, o la manera que ella elija para hacerlo ella personalmente donde puede utilizar inclusive el complemento como el uso de algún juguete.

    Para terminar cada ciclo de permanencia en castidad y demostrar el poder de dominio, puede ser que la Dómina luego de beneficiar a su dominado con el permiso de llegar a su orgasmo, le ordene y obligue a beber hasta la última gota del semen que lo ha tenido en ese estado de entrega a ella.

    En lo personal nosotros como pareja, disfrutamos de los períodos de castidad, cada uno en el rol correspondiente, porque nos estimula y mantiene en un estado que nos permite ampliar la creatividad dentro de nuestra relación. Tal vez nuestra vivencia les permita a otras parejas poder experimentarlo, seguro que no se van a arrepentir.

    Quitar spank · Donar § · 8
  • Avatar de kevin
    kevin
    Registro: 22 dic '17
    En foros: 41 posts
    Ubicación: Costa Rica

    Sexo: Hombre
    Edad: 20
    Rol: sumiso

    Mi humilde opinión sobre la castidad puede ser usado como obediencia a tu ama o como un castigó más aya de la frustración de un sumiso de quedarse con las ganas de masturbarse es como saber que si complaces correctamente a tu ama podrías tener el premio de que se te permita acabar al igual se puede usar para torturar saber que si acaba sin permiso será castigado  en mi caso a mí me gusta mucho la castidad Eso me hace más obediente hacia mi ama y saber que debo de dar lo mejor de mí para complacerla

    Quitar spank · Donar § · 3

Responder


Tenga en cuenta que su mensaje será leído por muchas otras personas. Intente ser claro, evitar faltas de ortografía, y que el contenido sea interesante para el resto de la comunidad. Recuerde que su mensaje debe adecuarse a las reglas del foro.


Reglas de las reuniones y eventos

Los eventos en Mazmo son muy grandes, con muchos asistentes y muchos elementos al alcance de la mano. Es por esto que es conveniente elaborar unas reglas para garantizar la seguridad de todos los participantes.

Estas reglas se dividen básicamente en tres: Los tipos de prácticas, el consumo de alcohol y una colección de reglas varias.

Tipos de prácticas

Prácticas no permitidas

Queda prohibido realizar cualquier tipo de práctica relacionada o que incluya lluvias de cualquier tipo, scat, cortes, asfixias (o cualquier juego de respiración), agujas y sangre.

Prácticas que requieren previa autorización

Debe avisarse en mesa de entrada o a algún colaborador del evento (llevan un cartel identificatorio) si se desea realizar cualquier tipo de suspensión o que involucre electricidad. En caso de autorizarse, un colaborador instruido en el tema presenciará la sesión sin participar, pero observando que todo se haga bajo un marco de seguridad. En caso de que esto último no pase, el colaborador puede (y debe) detener la sesión.

Prácticas riesgosas

En las habitaciones del evento se pueden encontrar varios carteles explicativos (algunos hasta con dibujos) sobre buenas y malas prácticas. Dónde golpear, dónde atar, etc.

En caso que algún participante observe que hay alguien sesionando que no cumple con estas buenas prácticas, está en derecho a acercarse discretamente y advertirle de buen modo el error. De repetirse, y previo informe a algún colaborador la sesión será interrumpida.

Alcohol

El alcohol puede ser un factor que transforme un juego en un mal momento. Es por eso que se establecen límites en la cantidad de alcohol consumido. Si un participante desea sesionar, no puede hacerlo si consumió por demás del límite estipulado. Asimismo, aunque el invitado no desee participar de ningún juego, también existe un límite (mayor) de alcohol permitido, después del cual no podrá comprar más bebidas alcohólicas.

El barman o el encargado de la barra se reserva el derecho de no expedir alcohol a quién no lo considere prudente.

Reglas varias

Están prohibidas las fotos y cualquier tipo de grabaciones

Para preservar la intimidad de los asistentes, aquel que sea visto con cualquier dispositivo de grabación (aunque no lo está usando) tendrá que retirarse del evento.

Personal de la organización, con su correspondiente identificación, estará en el Evento con una cámara retratando solamente a aquellas personas que explícitamente quieran ser retratadas para luego publicar dichas fotos.

Prohibido usar celular

Se prohiben los celulares para evitar que alguien pueda sentirse incómodo y sospechar que le están sacando fotos. Para evitar malos entendidos, directamente no se puede usar celular, ni para mirar la hora.

Nadie puede tocar a nadie que no se lo haya permitido

En los Eventos pueden darse situaciones de exposición. No hay que confundir esto con la invitación o habilitación a tocar a las personas en tales situaciones. Quienes no entiendan o no respeten este punto serán echados y denegado el acceso a futuras reuniones. La interacción entre dos o más personas requiere siempre de consenso explícito.

Nadie puede intervenir en una sesión en la que no participa

Salvo que se estén violando las reglas antes expuestas, nadie puede intervenir, ni nadie puede pretender participar de una sesión ajena. Se debe ser muy respetuoso ante estas prácticas.

Tu número de inscripción es el:

La dirección del lugar es .

Te esperamos el a partir de las hs



Inscribir acompañantes que no tengan usuario en Mazmo (opcional)

Cargando...

Para ejecutar la acción requerida es necesario completar los siguientes datos:



Fecha de nacimiento: (no se publica)

¿Estás seguro que quieres eliminar este post?