Relatos del Tratante II

  • Avatar de Tratante
    Tratante
    Registro: 25 ene '15
    En foros: 264 posts
    Ubicación: Perú

    Sexo: Hombre
    Edad: 56
    Rol: Dominante

    EL BOSQUE PROHIBIDO (03)

    Mientras recuperaba el aliento, Karin se preguntaba por el origen de dichas voces, si acaso fueran un producto de su imaginación, pero enseguida escucho: “No somos imaginación, siempre hemos estado aquí” Karin sorprendida pregunta:

    -“¿Quienes son ustedes? -¿son seres elementales o dioses?”

    -No tenemos nombre, pero es así como nos llama tu gente.

    -¿Qué es lo que quieren de mi? -¿por qué me están haciendo esto?

    -Necesitábamos podernos comunicar contigo, la única forma de hacerlo en poco tiempo era elevando de forma rápida tu nivel de armonía a través del estímulo alto y constante de un instinto natural -El resultado es de que ahora, de la misma forma como nosotros podemos escucharte tu también puedes escucharnos.

    -¿Y por qué necesitan hablar conmigo?

    -Porque necesitamos una esperanza, para nosotros y para tu gente. Hace miles de años nosotros y los humanos vivíamos en armonía y a través de una comunicación fluida resolvíamos en conjunto nuestras necesidades. Pero con el tiempo los humanos fueron perdiendo la armonía y la comprensión de su entorno.

    -Hace 1000 años aún teníamos esperanzas de recuperar la armonía con los humanos, pero entonces la sumo sacerdotisa del Templo Yamakawa quien a pesar de que podía comunicarse con nosotros cedió a la codicia y permitió de que nuestro bosque fuese depredado por comerciantes de madera y trabajadores del hierro, desatándose así un conflicto en el que muchos seres de ambas partes perdieron sus vidas, finalmente se restableció la paz gracias a la intermediación de un monje itinerante, él cual estableció la prohibición para los humanos de entrar al bosque, este se convirtió en la tumba de los que murieron y cuyas voces de dolor aún se escuchan. El dolor y sufrimiento causado significo una maldición sobre la familia Yamakawa, a través de las duras palabras del monje, quien al ver todo lo que había sucedido entonces diría: “Sin importar cuanto tiempo pase, la sangre de una mujer Yamakawa deberá retribuir por la sangre que aún clama en el bosque sagrado”.“Solo Así las voces de dolor se acallaran”.

    -A medida que pasaron los siglos fuimos sintiendo con creciente preocupación como la cada vez mas creciente población de humanos iba extendiéndose sobre la Tierra, causando un mayor daño a la naturaleza. Debíamos intentar algo diferente para conseguir la salvación, algo más que la simple comunicación, necesitábamos recurrir a algo que tenga los mejor de ambas razas y señale el camino de la naturaleza y del hombre -Cada quinceavo día de Mayo se daban las condiciones para intentarlo ya que es el periodo en que podemos manifestarnos mas plenamente como un solo ser, tenía que ser a través de las mujeres humanas porque tienen mas desarrollados los sentidos de la percepción, pero los primeros intentos fracasaron, los sacerdotes del templo Yamakawa al percatarse de ello y temerosos por desconocer nuestras intenciones, establecieron la prohibición de que las mujeres salieran al campo cada quinceavo día de Mayo.

    -Eres la primera humana que oye nuestra voz en muchos siglos, ello ha sido todo un feliz acontecimiento para todos los seres que vivimos aquí, ese era el jubilo que sentiste a tu alrededor -Para nosotros eres la elegida.

    -No soy ninguna elegida. Yo solo me perdí –respondió Karin.

    - Tus decisiones eligieron por ti. -El Karma de tu sangre te trajo hasta aquí.

    Karin se sintió abrumada, era cierto, el estar allí era responsabilidad únicamente suya, todo ello era acaso quizás por el destino, de pronto por primera vez brotaría en ella la responsabilidad de ser una Yamakawa y el sentir sobre si el peso por la falta cometida por sus antepasados...

    -No soy la más indicada, solo soy alguien común y corriente.

    -Todo ello resultara irrelevante una vez que terminemos.

    -¿Terminar? ¿Quieren decir que aún hay más? –Diría asustada Karin.Temiendo ser sacrificada

    -Aún falta de que recibas de nosotros nuestra comprensión, nuestra visión, nuestro sentimiento y entendimiento, ello será justo en el momento en que tu mente ingrese al infinito ámbito de la nada.

    -No quiero nada de ustedes, yo solo quiero volver a casa –Respondería Karin asustada.

    -Eres de la sangre que nos trajo el infortunio, ahora serás la retribución, de los caídos, y por el bien de este mundo.

    CONTINUARA

    Quitar spank · Donar § · 1
    Editado el 27/09/'18 00:41hs por Tratante
  • Avatar de Tratante
    Tratante
    Registro: 25 ene '15
    En foros: 264 posts
    Ubicación: Perú

    Sexo: Hombre
    Edad: 56
    Rol: Dominante

    EL BOSQUE PROHIBIDO (Final)

    Los tentáculos comienza a llevar a Karin hacia donde se halla el dios, ella teme el siquiera verlo, con desesperación se sujeta de un árbol, pero los tentáculos, solo mantienen la fuerza sin prisa ni violencia, saben de qué ella no podía resistir por mucho tiempo, finalmente sus manos van cediendo hasta soltarse. A medida que iba siendo arrastrada todavía trataba de aferrarse al suelo, a las hierbas o al mismo aire, mientras que en su mente se reprochaba: “¡Yo y mi sangre eligieron, yo misma lo elegí...!”

    -Serás enaltecida como ninguna humana fue enaltecida jamás –Diría la voz..

    Karin siente como iba siendo “preparada”, las caricias en su cuerpo eran de lo más intensas de lo que cualquier mano humana hubiera podido hacer, comenzaba a perderse entre tantas sensaciones... Era el final de algo, al mismo tiempo el comienzo de algo, aunque no sabia ciencia cierta de que. Mientras en su mente se decía: “Mis ancestros...yo pagare por la culpa de mis ancestros...”

    Siente como esos filamentos le abrían los labios de su intimidad, se acercaba el momento, ella se hallaba paralizada ante tantas contradicciones y por el miedo, de pronto siente una voz diciéndole: “¡Mírame!” Karin se da vuelta y por un instante lo ve... Y es penetrada.

    Ella gime, se debate, en una mezcla de rechazo y placer, ella se estaba haciendo una con todos y todos en una, a medida de que el rítmico movimiento de su cuerpo y los tentáculos iban en aumento se iba por igual consumiendo su cada vez mas debilitada conciencia, intentaba mantener cierta ecuanimidad pero era inútil, era una batalla perdida. “¡Hagan lo que quieran de mi...! ” sería su ultimo rezago de pensamiento. Era el quebranto final, ¿o un renacer?

    Ya no existía ninguna resistencia, Karin se había entregado por completo al ser que era uno con todos los elementales. Ya no había marcha atrás, en unos momentos todo seria consumado, sus rítmicos como fuertes jadeos eran la demostración mas palpable de ello, la consumación era un hecho, la indescriptible explosión de placer seria tal de que Karin por primera vez sentiría lo mas parecido a ser una diosa...

    “Yo soy el dios principal del templo Yamakawa, el ser sin nombre ni forma, solo tu me has visto tal como soy...”

    Karin era suya y ellos de ella...

    Al amanecer del día 16 de Mayo, Karin Yamakawa seria encontrada por un grupo de búsqueda, sus padres preocupados porque no regresaba casa, habían contactado con las autoridades quienes enseguida organizaron partidas de voluntarios (Todos hombres) para buscarla, fue hallada durmiendo en una cabaña abandonada en las afueras del Bosque Sagrado, ella se disculpo por las molestias ocasionadas y narro a los de la partida de que el día anterior por la tarde se había perdido al ir a su casa, y cuando dieron las tres de la tarde había buscado refugio en la cabaña, sin salir de la misma ni un solo momento hasta que fue encontrada. Todos quedarían conformes con su historia.

    A partir de ese día ya no quedaría nada de aquella chica rebelde que había venido de Tokio, Karin se había convertido en una hija afectuosa, respetuosa y obediente, dedicada a los quehaceres de la casa, así como también se había vuelto en una estudiante bien aplicada y en una deportista destacada, pero el cambio mas notable era el haberse convertido en una asidua vegetariana.

    A un par de semanas después de lo ocurrido ya de noche, Karin se había acostado disponiéndose a dormir en su habitación, cuando su madre, Aki llamo a su puerta preguntando si podía pasar, Karin le dijo que si, una vez adentro su madre sin rodeos le dijo:

    -Tú nos mentiste, entraste al bosque sagrado.

    -¿Cómo es que lo sabes mamá?

    -Te conozco muy bien, hay algo en ti que ha cambiado.

    -Lo siento mamá, es que no quería preocuparte.

    -¿Preocuparme? -¿qué fue lo que paso?

    -Conocí la verdad, la alegría y el dolor de la naturaleza y la Tierra. También conocí el gran sufrimiento que causaron nuestros antepasados. Pero también estoy agradecida porque se que ahora tengo una oportunidad y un cometido en la vida.

    -¿Cuál cometido? -Pregunto temerosa Aki.

    - Debo asumir la responsabilidad de retribuir todo el dolor causado por la familia. Y no solo eso también de la misma tierra.

    Aki a pesar de lo que le decía su hija no puede evitar angustiarse, y le dice:

    -Mi pobre niña, finalmente ha sucedido y tuviste que ser tú. De alguna forma sabia que esto iba a pasar cuando vinimos aquí.

    -No hay razón para estar triste mamá, es más me siento feliz.

    -¿Feliz?

    -De tener todo lo que tengo y de lo mucho que puedo hacer. ¿no te lo había dicho antes? he conocido la alegría de la naturaleza. Es como si mirase, oyera, respirase y tocara todo por primera vez.

    - Aunque no puedo entender todo lo que me dices, tal parece de que no hay nada de lo que yo deba preocuparme. Ya después hablaremos.

    Cuando Aki esta a punto de salir de la habitación Karin le dice:

    -Mamá tranquilízate, a ti y a papá les quiero mucho, no soy un peligro para ustedes, así que ya puedes dejar de llevar oculto un cuchillo.

    Aki se queda paralizada, Karin lo había sabido todo el tiempo y aun así no había demostrado ningún temor ni turbación, finalmente se vuelve y cae de rodillas ante su hija exclamando:

    - ¡Perdóname hija! por muchas generaciones la familia vivió bajo la terrible incertidumbre y temor de que la retribución pudiese significar la aniquilación de nuestra casta, llevada a cabo precisamente por un miembro de la misma familia. La maldición después de todo decía: “Sin importar cuanto tiempo pase la sangre de una mujer Yamakawa deberá retribuir por la sangre que aún clama en el bosque sagrado”.¡Créeme que lo siento!

    -Mamá, yo también tuve miedo, miedo ser algo que no quería ser, pero ya no más, ya te lo dije, no soy ninguna venganza, soy la que llevara a cabo la retribución. La esperanza, mi cometido es la de resanar, no el de destruir.

    Aki finalmente aliviada abraza cálidamente a su hija Karin después de lo cual se retira.

    Karin se queda sola, diciéndose asimismo: “Perdóname mamá, por no decírtelo todo”.

    El tributo de sangre de la maldición ya había sido pagado en parte, su sangre de Yamakawa que broto de ella cuando perdió su virginidad en el bosque....

    Entonces sus recuerdos la regresan al bosque sagrado en el momento en que ella tras culminar todo iba recuperando el sentido, se hallaba tendida sobre la suave hierba, con el cuerpo cubierto de un líquido lechoso, finalmente libre de los tentáculos, es entonces que escucha una ultima vez aquella voz que le dice:

    -“Llevas dentro de ti al embrión del ser de la esperanza, pero aun eres demasiado joven para que cumplas el cometido, así que para dentro de cinco años este recién se desarrollara y lo darás a luz, solo entonces lo que sea, será.”

    Karin palpándose con reverencia su vientre repite para si:

    “Si, lo que sea, será”.

    FIN

    Quitar spank · Donar § · 1
    Editado el 05/10/'18 16:55hs por Tratante
  • Avatar de Tratante
    Tratante
    Registro: 25 ene '15
    En foros: 264 posts
    Ubicación: Perú

    Sexo: Hombre
    Edad: 56
    Rol: Dominante

    LA AVISPA

    Nunca debí hacerlo, nunca debí desobedecer.

    “Es la época de reproducción de las avispas”

    Eso me decían, eso me repetían, eso me advertían.

    Yo insensata chiquilla no les escuche.

    No había nadie en casa, era un dia con mucho sol

    Sentía calor y rompiendo la estricta prohibición abrí la ventana

    Afuera no se veía nada, solo la vegetación de los jardines y arboles frondosos

    Una llamada del celular me distrajo haciendo que dé la espalda a la ventana.

    Una llamada equivocada termino siendo, tan solo por una llamada equivocada.

    De pronto sentí un fuerte zumbido, quise darme vuelta

    Pero era demasiado tarde, te habías posado sobre mí

    En la base de mi cuello sentí tu aguijón

    Quise gritar, quise huir, pero ni uno, ni otro pude.

    Caí al suelo, no me podía mover

    Tu ponzoña me había paralizado.

    Sin poderme defender, sin poder gritar, siento y veo como me colocabas boca arriba.

    Podía sentir como mi ropa cedía ante tus tenazas.

    “¡Dios ayúdame!” solo podía clamar en silencio. Llorar en silencio.

    Siento tus patas en mi cuerpo, siento la suave vibración de tus alas.

    ¿Acaso tratas de confortarme?

    No podía ser, puedo sentir su apéndice

    Entrando, entrando en mí, sin prisa, suavemente, comienza a penetrarme

    Intento defenderme con las fuerzas que me quedan,

    pero solo me sale un leve movimiento, un apagado gemido.

    De pronto, parece dudar ante mi virginidad

    Reinicia su avance con más fuerza, la membrana cede…

    No puedo parar de llorar, he perdido mi pureza, mi inocencia, mi virtud

    Maldito bicho, de mil y una formas desee matarte.

    Por estar siendo utilizada como incubadora por una avispa

    Uno a uno, introducías tus huevos fertilizados en mí.

    Pero tu ataque no venía solo

    Me lo habían contado, las avispas se habían adaptado

    La infeliz había evolucionado para hacerme gozar

    Enviabas impulsos eléctricos

    Para producirme malicioso y poderoso placer

    Tu maldita ponzoña me hizo también bastante sensible a tu penetración

    La mente, la conciencia se me nubla,

    Sublimada, doblegada y tomada.

    Sigue maldita, sigue.

    De forma inevitable

    Tu ponzoña me paralizaba, me sensibilizaba y también me haría olvidar.

    Ahora lo he recordado todo,

    Gracias al shock que me produjo.

    El dar a luz a tu descendencia.

    Quitar spank · Donar § · 1
    Editado el 11/10/'18 22:26hs por Tratante
  • Avatar de Tratante
    Tratante
    Registro: 25 ene '15
    En foros: 264 posts
    Ubicación: Perú

    Sexo: Hombre
    Edad: 56
    Rol: Dominante

    Desgraciadamente debo hacer el anuncio de que se me han terminado los relatos. Ultimamente me he sentido bloqueado y corto de inspiración. esperemos que sea algo pasajero.

    Spank it · 0
  • Avatar de Angy03
    Angy03
    Registro: 29 oct '17
    En foros: 104 posts
    Ubicación: Chile

    Sexo: Mujer
    Edad: 39
    Rol: sumisa

    Ojala, muy pasajero...me encanta leerlos, mas de uno con repeticion😊

    Quitar spank · Donar § · 1
  • Avatar de lizziee
    lizziee
    Registro: 07 ago '18
    En foros: 56 posts
    Ubicación: Uruguay

    Sexo: Mujer
    Edad: 31
    Rol: Curiosa

    Se me ocurren dos ideas Tratante:

    Una es hacer/leer cosas que normalmente no haces... eso puede inspirarte al sacarte de tu zona de confort y producirte nuevas sensaciones y pensamientos

    La otra es hacer un hilo acá diciendo alguna idea, personaje, situación o lo que les salga que les parezca interesante para inspirar un relato. Quizás te muestren imágenes que te inspiren o alguna idea que a otros les atrae pero que no tienen el don de la palabra como para convertirlo en relato

    :)

    Spank it · 0
  • Avatar de Tratante
    Tratante
    Registro: 25 ene '15
    En foros: 264 posts
    Ubicación: Perú

    Sexo: Hombre
    Edad: 56
    Rol: Dominante

    No es tan simple, es que simplemente cuando hay inspiracion esta viene de lo profundo de uno.

    Spank it · 0
  • Avatar de Tratante
    Tratante
    Registro: 25 ene '15
    En foros: 264 posts
    Ubicación: Perú

    Sexo: Hombre
    Edad: 56
    Rol: Dominante

    El Hogar

    Una tarde a la salida de la escuela,

    Como siempre, como todos los días apareciste,

    Tú me sonreías, yo te sonreía,

    con esa linda mirada.

    Tomaste mi mano y me dijiste: “ven”

    Sin saber porque, no me pude negar.

    Ya me habías sometido con esa mirada.

    Como esa grande, firme y poderosa mano.

    Me hiciste subir a un auto.

    Me hiciste recostar sobre el asiento y cubriste mis ojos.

    Mientras conducías cantabas una canción,

    No tenía miedo, yo confiaba.

    Llegamos, me hiciste entrar a una casa

    Una vez adentro, ya pude ver

    Era una linda casa, con paredes recién pintadas, piso lustroso de madera

    Entonces me dijiste: “quítate la ropa”

    No quise, pero tu dijiste: “quiero conocerte tal y como eres”

    Tal como soy, yo también quería eso, lo bastante para no poder negarme.

    Aún dudaba, pero mis manos y brazos obedecieron,

    Mi falda y mi blusa escolar terminaron en el suelo.

    Zapatos y las medias les siguieron

    Una vez descalza y en ropa interior ante ti. Tomaste mi mano.

    Me hiciste dar una vuelta de baile

    ”Eres muy hermosa” dijiste sonriendo.

    Me hiciste sonrojar, primera vez que me decían eso,

    Por esa sonrisa y ese cumplido, había valido la pena.

    Entonces recorrimos juntos cada rincón de la casa,

    Mientras íbamos por allí me dijiste:

    “Mi padre siempre decía que una casa siempre será solo una casa”

    “pero cuando metes a una mujer en tu casa esta se convertía en un hogar”

    “Un hogar, mi hogar, tu hogar.”

    Por ello te pedí que te descubrieras

    Ninguna barrera debía haber entre tú y la casa,

    Para que te sientas libre y desinhibida como en tu hogar

    Para que te fusiones completamente con ella.

    En ello me beso, me sentí completamente anulada, absorbida, asimilada.

    Me tendiste en el frio piso.

    “Siente con tu cuerpo a la casa, su fortaleza, protección, calidez…”

    “Se parte de ella, como ella de ti”

    Eso decía mientras suavemente con sus manos me hacía girar sobre el piso.

    Mi mejilla, mi desnudo vientre la sintieron…

    Así como mis manos, brazos, mi desnuda espalda y desnudas piernas….

    Era casi como hacerle el amor a la casa.

    Me sentí como que si fuese mi lecho de flores, mi acogedor nido,

    Plenamente segura, protegida.

    “Ella ya te sintió de la misma forma en que tú ya la has sentido…”

    En ello tomaste mi descalzo pie,

    Para besarlo y recorrerlo con tu lengua, sucumbo.

    Así comenzó todo

    Con nuestro acto prohibido, fundamos nuestro hogar.

    En medio de caricias, gemidos y penetración,

    Mi primera penetración.

    Esas manos tan hábiles

    Que me hacen sentir lo que deseo sentir

    Que me hacen cada vez mujer, su mujer.

    La gestora de nuestro hogar.

    Tenía mucho que aprender,

    Mucho que experimentar, sentir tu autoridad.

    Ser encerrada, ser castigada, ser sometida

    Adoro ser encerrada, adoro ser castigada, adoro ser sometida.

    Adoro a quien me encierra, adoro a quien me somete adoro a quien me castiga.

    Estas sentado.

    Me acerco a ti

    Aunque sabes de mi presencia

    No reaccionas ni un ápice.

    Me tiendo en el piso, aguardando.

    ¿Qué me hace desear tanto decirte amo?

    Me ordenas, sometes, humillas.

    No olvido la primera vez que me silencio tu mano

    Desde entonces deseo mucho ser silenciada.

    De pronto te das vuelta, me coges.

    Forcejeas conmigo, ríes. Soy un juguete,

    Tu juguete.

    Que grande y fuerte eres

    Podrías desbaratarme cual muñeca de trapo

    Pero instintivamente, sé que no lo harás.

    Cedo gozando ante tu fuerza, ante tu disciplina, ante tu amor…

    Amo…

    Como ansió el dia

    En que me diras tu nombre….

    Quitar spank · Donar § · 2
    Editado el 24/11/'18 03:19hs por Tratante
  • Avatar de Tratante
    Tratante
    Registro: 25 ene '15
    En foros: 264 posts
    Ubicación: Perú

    Sexo: Hombre
    Edad: 56
    Rol: Dominante

    Buenas noticias, le estoy dando los últimos toques a un nuevo relato. Lo publicare recibiendo el año nuevo.

    Spank it · 0
  • Avatar de Tratante
    Tratante
    Registro: 25 ene '15
    En foros: 264 posts
    Ubicación: Perú

    Sexo: Hombre
    Edad: 56
    Rol: Dominante

    Feliz año nuevo a todos, asi como lo prometi; año nuevo, relato nuevo.

    Esclava Cósmica

    Estoy a punto de desaparecer físicamente, no estoy triste por eso sino que muy feliz, parto a la eternidad, no hacia la muerte. Dejo este registro en recuerdo a lo que una vez fui.

    Me llamaba Seret, tenía 16 años cuando paso, regresaba de la escuela a mi casa cuando debido a unas obras tuve que tomar un desvió, de repente algo paso, fue como si la tierra se abriese y me tragara.

    Desperté, estaba en una habitación de losetas blancas colgada de cabeza con otras muchachas. Todas atadas y llorando, gritando, luchando inútilmente por liberarse. No sé cuánto tiempo estuvimos así, parecíamos torsos de ganado en una carnicería.

    Gente extraña, vistiendo trajes como los que se ven para protección de plagas y enfermedades entraron y nos palpaban, nos ponían estetoscopios en nuestros pechos y espaldas, sin hacer caso a nuestros llantos y suplicas, por ultimo tomaron muestras de saliva y se retiraron.

    Una tras otra nos fuimos callando, entonces intentamos hablar, conocernos entre nosotras, para así intentar formular un plan de fuga. Pero no nos darían tiempo para eso, poco después regresaron los mismos sujetos para llevarnos con ellos, nos metieron esposadas a cada una en una jaula numerada, así nos trasladaron a un lugar desconocido como aves de corral sin decirnos palabra alguna.

    Muchas no paraban de llorar, clamando por su libertad o a sus mamas. Otras solo guardaban un resignado silencio. Finalmente nos dieron agua cada una, esta tenía un sabor raro, seguro porque tenía droga, porque muy pronto me dormí.

    De pronto me hallaba en alguna instalación parecida a un hospital, clínica o laboratorio, estaba desnuda, en una especie de vitrina, junto con otras chicas, éramos exhibidas como mascotas en venta o como animales para experimentación, un sujeto vestido de blanco de pies a cabeza nos vigilaba y entregaba a quien nos solicitara.

    Finalmente uno de esos hombres al leer lo que supongo era mi cartilla me escogió y tras firmar unos papeles le fui entregada, no sin antes aplicarme una inyección para volverme a dormir… Cuando recupere la conciencia me halle firmemente sujeta a una especie de travesaño metálico, sendas bandas de lona o cuero mantenían aprisionadas mis brazos y piernas, estaba unida a un extraño dispositivo tecnológico. Les pedía una y otra vez que me dejaran ir pero solo me respondía un frio silencio. Me comenzaron a adherir electrodos en las partes más sensibles de mi cuerpo, cada dispositivo que me colocaban me hacía sentirme una y otra vez mancillada. En mis pezones pusieron unas ventosas con intimidantes cables.

    Cuando por fin terminaron de “cablearme” los extraños se pusieron a discutir en un idioma desconocido.Yo les observaba sin imaginar lo que iba suceder después. Finalmente, terminaron de hablar, cada uno ocupo un puesto distinto, eso me asusto, ¿Qué era lo que iban a hacerme?

    Uno de ellos activo un interruptor, de pronto sentí un poderoso estímulo que recorría todo mi cuerpo, asustada les grite pidiendo que se detuvieran, pero no lo hicieron… era como sentir mil sensaciones distintas a la vez, mil veces tocada por mil manos, lenguas u otros inimaginables apéndices….

    Después de un tiempo que me pareció interminable, sentí como el cuerpo así de estimulado se me ponía todo tenso, la respiración se me aceleraba, finalmente lo vi todo oscuro, todo ello bajo una sensación indescriptible de placer. Había tenido mi primer y forzado orgasmo.

    Aprovechando mi pasajera inconciencia tomaron muestras de la humedad que broto entre mis piernas. Apenas me recupere volvieron a empezar con los estímulos, estaba al borde de la locura, pensaba el que había hecho para merecerme eso. Pero ello no sería todo.

    Uno de los sujetos de pronto se me acerco llevando en la mano un especie de sofisticado dildo, por la forma en que este se movía y vibraba parecía tener vida propia. Grite que por favor no me introdujeran eso, pero esa igual cosa me fue colocada, sentía como se movía y vibraba dentro de mí…. ¿Para qué narrar lo demás? Fue la culminación de mi tortura y de mí padecer. Si, padecía un sucio y forzado, loco placer. Debía suponer que a las otras chicas es debía estar pasando lo mismo. Jadeaba, sudaba sin parar, estaba hecha una hembra con un desbocado deseo, casi fuera de mis cabales y jadeando les pedí más…

    Esta vez sí cumplieron mis deseos, me aplicaron poco a poco, gradualmente hasta la máxima potencia, y todo mi cuerpo se estremeció, había perdido toda inhibición o restricción, era yo toda excitación, toda yo, más, todavía aún más, finalmente al venirme pegue un grito, uno sin duda más propio de un animal que el de un ser humano….

    Después recuerdo que me hallaba tendida en un lecho, estaba atada y cubierta por una breve bata,sentía que todo lo que me había pasado era como un sueño o pesadilla. Mis ojos y boca estaban cubiertas por una venda blanca, con cierta dificultad me pude desatar y quitarme las vendas, entonces pude observar que me hallaba en una especie de habitación o cuarto de reclusión. De pronto, se escuchó el sonido de una sirena de alarma, en eso las luces parpadearon y se apagaron.

    Sentí una conmoción, mis captores parecían estar en un serio problema que requería su atención, era mi oportunidad para escapar. La cerradura era electrónica y así pude abrir la puerta de mi habitación, se habían encendido las luces de emergencia, por suerte para mí en los corredores había cajas y artefactos donde podía agazaparme. Como no conocía el lugar decidí instintivamente dirigirme en sentido opuesto a donde todos ellos se dirigían. Finalmente al final del pasillo pude distinguir una puerta que tenía a un guardia custodiándola. Debía ser importante para que tuviese un centinela. De pronto ocurrió una explosión, tal parece que había un incendio fuera de control, el centinela abandono su puesto para ir a ayudar, era mi oportunidad. Al acercarme a la puerta vi que tenía una cerradura similar a la de un frigorífico, igualmente la abrí y salí.

    ¿Cómo no me iba impactar lo que a continuación vi? Al principio estuve rodeada de una total oscuridad, de pronto, me halle en medio de una ciudad en ruinas, abandonada, como las que se ven un película de corte apocalíptico, estaba rodeada de total desolación ¿Qué había pasado? Lo que más me afecto fue que reconocí la ciudad, la calle donde me encontraba, era la misma que había estado mi casa, mi hogar, el sitio donde me crie, todo ello era ahora solo un muladar abandonado, completamente muerto. Ello solo podía significar una cosa, que me hallaba atrapada en el futuro.

    Quede en estado de choque, si lo que vi era cierto entonces ya no existía ningún lugar para mí al cual volver, sin casa, padres, parientes, ni amigos. Todo lo que me esperaba era un mundo inerte y devastado. Me derrumbe por completo, ya no me importo el que mis captores de pronto se percatasen de mi fuga, diesen conmigo y me volviesen a atrapar de nuevo.

    En cierta manera y aunque suene raro el que me recapturasen me hizo sentir sumamente aliviada. Porque en el fondo sabía que aunque hubiese podido huir yo ya nunca más hubiera podido volver a ser la misma.

    Volví a ser sometida a las “pruebas”, sensaciones y estímulos tan intensos que terminaba literalmente sintiéndome fuera de este mundo. Algo que me pareció extraño fue que nadie intentara tener sexo conmigo. Al principio también podía oír los gritos de placer y gemidos de las otras cautivas, pero estos poco a poco fueron disminuyendo….

    Un dia me pusieron una especie de cubiculo lleno de cables, entonces fue cuando temí de que fueran a aplicarme electrochoques. Pero no, era en realidad una avanzada forma de comunicación, aún sin conocer su idioma me podían dar información. Pude entonces enterarme de lo que estaba pasando.

    En el siglo XXIII la humanidad conseguirá vivir bajo un equilibrio sano y armonioso con la naturaleza, pero a pesar de ello, la vida decaerá, las cosechas no darán frutos, los nacimientos se irán reduciendo, el agua escaseara, no solo en la Tierra sino también en la galaxia entera, se podían ver como las estrellas y soles se iban apagando uno tras otro.

    ¿Cuál era la causa? Por mucho tiempo no se supo, habían infinidad de teorías, lo único plausible era que el universo completo estaba muriendo. Tanto física como cósmicamente. Gracias a las investigaciones del genial astrofísico Giovanni Dohuet se descubrió que lo que llamamos universo no era en si solo un complejo fenómeno astronómico sino que era algo semejante a una entidad viva, con conciencia propia, alma propia, lo que llamaríamos un dios, pero un dios con un tiempo límite y que este estaba agotándose. El dios necesitaba de algún tipo de energía para renovarse. De lo contrario a la muerte de este ocurriría un nuevo efecto Bing Bang lo cual significaría el fin de todo. Por supuesto, al principio nade creyó esta “fantástica” hipotesis, tendrían que pasar más de cien años de pruebas, investigaciones y más decadencia de la vida. Solo la desesperación por hallar una solución termino por hacer que esta finalmente esta teoría se compruebe y acepte. Se hicieron varios intentos para comunicarse con esa conciencia, esa entidad que no daba visos de existir a pesar que estaba en todos lados como la misma esencia de la existencia. Finalmente mediante ondas emitidas por un emisor basado en un radical principio de psicopulsación de alta incidencia se consiguió un difuso contacto. El universo en efecto era una entidad viva que requería de la forma más pura de compañía, devoción y sumisión, esencias de energía necesarias para restablecer el equilibrio. Su contrapartida sumisa cósmica por razones desconocidas se había consumido por completo y se había quebrado con ello el balance y la subsistencia mutua. Los únicos seres cuya esencia cumplía con dicho cometido era el de las mujeres. Desde el principio de los tiempos ya sea de forma natural o impuesta, justa o injusta, la sumisión formo parte de la vida de las mujeres, quienes de forma conciente e inconciente la hicieron parte de si como su esencia, fuerza, poder, cualidad y virtud innata.

    Yo, como tal, era una fuente potencial de energía sumisa, debía unirme al dios, al dios universo. Un ser por esencia puro, pero solo era una humana, jamás podría estar a su nivel, por lo que varias de nosotras seriamos enviadas al universo como esclavas, sus siervas cósmicas hacia la eternidad del todo.

    Estaríamos todas para siempre atadas a la existencia, dando y recibiendo placer en todos los rincones del universo, apulantando con nuestra esclavitud y placer a la vida, a toda la existencia. Seriamos el sostén de toda la creación. Todo bajo la complacida y revitalizada presencia de nuestro amo el universo.

    Yo ya había pasado exitosamente las pruebas de sexualidad, y sin saberlo ya me habían expuesto al proceso previo de energización pura. Un proceso que me permitirá unirme al universo como una entidad sin cuerpo físico. Ahora estaba lista para el siguiente paso. Por única vez me iban a preguntar si iba aceptar ser una esclava cósmica. Para ser sincera yo ya no podía vivir de otra manera de la que ya me habían sometido.

    El universo debía conocerme, sentirme, olerme, mirarme, a fin de cuentas aceptarme como suya.

    Para ello fui esposada y encadenada a una plancha vibratoria e introducida a una especie de capsula, Según me indicaron, era una terminal mejorada y potenciada del sistema de psicopulsación. Lo que sucedió a continuación es casi imposible de describir con palabras.

    Me sentí envuelta por una frenética reacción como si cayese y ascendiese por un abismo, pero sin movimiento alguno. En seguida me vino una oscuridad seguida por un fuerte sopor y me “dormí”. Pude así ingresar a un estado astral, al principio me sentía sola en un cielo lleno de nubes, después lo sentí…

    Era como si una mano gigantesca me acariciase con ternura, todo mi ser, me sentí tocada con gentileza en todas partes a la vez mientras todo parecía dar vueltas a mi alrededor. Mi excitación literalmente se disparó hacia los extremos, en ello sentí como si algo tomase mi mejilla y mis labios fueran besados…

    Me quería, me aceptaba, me quería suya.

    -Has sido elegida por él- Pude escuchar.

    De improviso todo se volvió frenético, trepidante. El universo había tomado el control de la máquina, me quería ahora, yo también lo quería ya. Era el momento de decir adiós a mi yo material para finalmente pasar a ser una esclava cósmica.

    Con mi entrega absoluta de energía sumisa revitalizaría al universo para que perdure.

    Después de todo yo era una mujer, como la esclava eterna de la existencia, soporte del todo, y sostén de la creación.



    Quitar spank · Donar § · 1
    Editado el 01/01/'19 03:27hs por Tratante
  • Avatar de Dan4Dom
    Dan4Dom
    Registro: 04 abr '07
    En foros: 313 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Hombre
    Edad: 53
    Rol: Dominante

    Gracias Tratante por compartir estos relatos !!!

    Estare atento a leer el proximo...

    D4D.

    Spank it · 0
  • Avatar de intimm
    intimm
    Registro: 27 nov '13
    En foros: 700 posts
    Ubicación: Argentina

    Sexo: Hombre
    Edad: 25
    Rol: Sadomasoquista

    La verdad que, como siempre, muy buenos relatos; el último me hizo acordar a Evangelion.

    Spank it · 0
  • Avatar de Tratante
    Tratante
    Registro: 25 ene '15
    En foros: 264 posts
    Ubicación: Perú

    Sexo: Hombre
    Edad: 56
    Rol: Dominante

    En busca de las estrellas

    Estaba oscuro todavía.

    Pero Irene y las demás muchachas sabían que era hora de levantarse. Con lentitud y cuidado ella se levantó del lecho para no despertar a su amo. Su cuerpo desnudo sintió de pronto el frio de la madrugada, se cubrió con su breve túnica. Caminando descalza como las demás se dirigió hacia el baño, donde todas se asearon. Después, bajo la mirada atenta del capataz todas se fueron a la cocina donde comenzaron a preparar el desayuno.

    Irene cogió una cubeta para recoger agua, y fue hacia el pozo que estaba a unos metros de la casa.

    Mientras caminaba, de pronto sintió una presencia, enseguida sintió los fuertes y poderosos brazos del amo abrazándola y sujetándola a la vez. Irene se resistió un poco, porque instintivamente sabía que eso a él le gustaba.

    -Eres muy hermosa- Dijo el amo mientras la llevaba a un sitio apartado

    -Como que es cierto que caíste del cielo- Continuo.

    -Si, mi señor.- Asintió Irene. Mientras sentía como caía la túnica de su cuerpo,

    La cubeta en el suelo se convirtió en silencioso testigo de cómo amo y esclava se revolcaban en la hierba. Irene se sentía utilizada, manipulada, controlada y sometida por este hombre de color al que llamaba amo. Pero también por eso se sentía cada vez más y más excitada…. más feliz.

    Cuan diferente era todo cuando tenía el nombre de Jane, Jane Anderson, la astronauta.

    Año 2051, mes de Mayo, dia 3, un extraño y repentino fenómeno la habían obligado a abortar ese primer vuelo, cuando volaba más allá de la estratosfera en su nave experimental, surgió de pronto una gran luz que la envolvió. Varios instrumentos habían quedado inutilizados, la nave había perdido propulsión y caía a la Tierra, los mandos no respondían,

    Jane activo la capsula de salvamento y se eyecto. Sometida a grandes niveles de fuerzas G finalmente termino por perder el sentido cuando se desplegaron los paracaídas. Cuando despertó se hallaba en un claro, en medio de un frondoso bosque. No sabía su ubicación exacta, espero por varias horas, un dia y dos, el rescate no llegaba. Su equipo de radio y celular solo recibían silencio. Entonces decidió salir de ahí por sus propios medios, se vistió con su uniforme y botas de campaña, comprobó el cargador con balas antes de insertarlo en su pistola y cargo sobre sus hombros con la mochila de supervivencia. Con la ayuda de una brújula, camino varios días abriéndose pasó por el bosque, finalmente hallo un arroyo, el cual siguió esperando que la llevase a un rio o poblado.

    El arroyo terminaba en una hermosa y placida laguna. Como Jane llevaba mucho tiempo sin haber tomado un baño, la tentación resulto ser más fuerte que toda prudencia. Se quitó toda la ropa y se zambullo en la laguna dejando sus cosas en la orilla.

    El nadar le daba una incomparable sensación de paz y tranquilidad, recordaba que durante su entrenamiento de astronauta había destacado como una buena nadadora.

    De pronto sintió que algo la rodeaba y aprisionaba, ¡Era una red! Lucho desesperadamente por liberarse pero solo conseguía enredarse más. Alguien tiraba de ella, sacándola a la orilla.

    -¡Quieta pequeña! –escucho Jane mientras seguía luchando desesperadamente por liberarse.

    Ella sabía defensa personal, pero su entrenamiento no había previsto el hallarse dentro de una red, era una criatura reducida a su más primitivo estado de auto preservación. De improviso la red se abrió y ella trato de huir, pero el desconocido enseguida la alcanzo, como no dejaba de resistirse y gritar, su captor la redujo presionándole el cuello con su fuerte brazo.

    Cuando Jane despertó creyó estar en un mal sueño, estaba tendida desnuda y atada en el piso de una carreta, lo siguiente que recordó fue que estaba encerrada y encadenada en un sombrío cuarto con piso de paja, se palpo el cuello sintiendo la presencia de un collar metalico, a su lado estaban otras cautivas, igualmente desnudas y encadenadas. Pensó entonces de que había caído en manos de un pervertido sexual.

    -¿Dónde estamos? –Pregunto.

    -En el mercado principal de Savannah. -Respondió una de las cautivas.

    -¿Un mercado clandestino de trata de blancas? -pregunto Jane.

    -¿Clandestino? Pero si es de lo más común y normal que seamos vendidas o intercambiadas.

    Jane se quedó perpleja, ¿acaso había oído mal?

    -¡Hora de comer linduras! –fue la voz que interrumpió las inquietudes de Jane, un fornido hombre vestido de una forma que no podía definir apareció seguido por dos muchachas que vestían lo que parecían ser túnicas improvisadas, una traía consigo una olla humeante, la otra varios platos de madera. Una vez abierta la celda las dos entraron a servir y distribuir la comida entre las cautivas bajo la atenta mirada del carcelero, Jane tenía mucha hambre así que también se sirvió y comió.

    -¡Tú, la nueva¡ Ponte esto, vendrás conmigo. Nuestro amo Roland el mercader quiere hablarte. -Le dijo el carcelero.

    Enseguida procedió a soltarle la cadena del suelo y le alcanzo un viejo saco de arpillera el cual tenía agujeros hechos para la cabeza y brazos. Jane, obedeció con la esperanza de obtener mayor información, también en parte por el temor al látigo que portaba el carcelero.

    Una vez vestida precariamente con el saco, el carcelero le puso unos grilletes de acero en las muñecas, a continuación, tirando de la cadena que pendía de su collar metálico la saco de la celda y la condujo por un oscuro corredor donde habían guardias y otras celdas con más prisioneras. Subieron unas escaleras iluminadas con lámparas de aceite, al fondo de pasillo se podía ver una puerta custodiada por un guardia cuya indumentaria tampoco era para nada reconocible. El carcelero toco la puerta para después anunciarse, abrió y entro seguida por Jane. Estaban en un cuarto amplio, con una gran alfombra y muchos muebles,sentado tras una mesa se hallaba un hombre con barba y una pluma en la mano, firmaba lo que parecía ser un documento importante. Enseguida entrego dicho papel al carcelero, tenía que derivarlo lo más pronto posible, al mismo tiempo que necesitaba quedarse a solas con ella. Le señalo a la cautiva una silla para que se sentara.

    CONTINUARA

    Quitar spank · Donar § · 1
    Editado el 23/03/'19 12:01hs por Tratante
  • Avatar de Tratante
    Tratante
    Registro: 25 ene '15
    En foros: 264 posts
    Ubicación: Perú

    Sexo: Hombre
    Edad: 56
    Rol: Dominante

    EN BUSCA DE LAS ESTRELLAS (2)

    -¿Cómo se sientes astronauta Jane Anderson? Le dijo repentinamente Roland.

    -¿Sabe quién soy? – Pregunto perpleja Jane.

    -Gracias a esto. Respondió Roland el mercader, mientras jugaba con su mano con la placa de identificación de Jane. –Supongo que tendrá muchas preguntas que hacerme.

    -Si -Respondió Jane.

    -Estamos en la Tierra, en el mismo año 2051, Mayo, dia 30, misma hora, minuto y segundo. ¿Sabes lo que eso quiere decir?

    -Estamos en una realidad, una dimensión paralela. -Respondió Jane.

    -Así es, aquí la civilización humana se ha desarrollado de forma diferente, de una forma que dudo que le agrade.

    Jane se quedó en silencio.

    -Aquí no se ha desarrollado la tecnología, la ciencia, ni los gobiernos centrales, la economía es básicamente agrícola y ganadera. Aquí el orden natural ha hecho del hombre como el rey de la creación, el que gobierna sobre todo, incluyendo al ser que es la fuente de deseo como de la vida, o sea la mujer. Es una forma de equilibrar la maravillosa capacidad de engendrar la vida con la maravillosa humildad de una sierva, por lo tanto aqui las mujeres han terminado siendo ciudadanas de segundo orden, la mayoría son esclavas o mascotas de los hombres. Este “orden natural” tiene miles de años de existencia. Las mujeres han aprendido a vivir así, incluso su naturaleza femenina resulto ser de lo mas acorde con esta sociedad.

    -¿Quién es realmente usted? –Pregunto intrigada Jane.

    -Yo también fui un astronauta… llegue aquí hace diez años, tuve que esforzarme mucho para sobrevivir y llegar esta posición.

    -¿Secuestrando y vendiendo mujeres? -Pregunto molesta Jane.

    - No me juzgues según nuestra realidad, aquí es otra realidad, moralidad, principios e ideales. La compra y venta de mujeres no solo es algo común y legal, sino que también es una respetable tradición. –respondió Roland. -Ahora el punto es ¿Qué hago contigo?

    -Déjeme en libertad -Dijo Jane.

    -¿Y después qué? En este mundo no tienes a nadie y no te sirve para nada todo tu conocimiento de astronauta. Con solo salir sola a la calle ya estarías en riesgo. Yo sería incapaz de ponerte en peligro.

    -Buscare sobrevivir en los bosques. –respondió ella.

    -Sería una vida muy dura para alguien solitaria, además tarde o temprano alguien te hallara y volverías a terminar en el mercado.

    -Se cuidarme sola.

    -Por supuesto, por eso ahora estas ahora desnuda y encadenada ante mí. -Respondió con sarcasmo Roland.

    Jane no supo cómo replicar.

    -Según la ley local, una mujer sin amo pertenece a quien la tome bajo su protección. O sea que legalmente tú me perteneces.

    -¡No le pertenezco a nadie!

    -Todos pertenecemos a alguien, estas todavía mentalizada, contaminada de nuestro aberrante mundo.

    -¿Contaminada?

    -Sí, contaminada de una deshumanizante y estresante sociedad, plagada de materialismo, egoísmo, convencionalismos, falsa moralidad e hipocresía.

    -Y usted está contaminado de este aberrante mundo.

    -Este mundo no es aberrante, al contrario es mucho más sano, más humano, más sencillo, más natural. “Donde fueres haz lo que vieres”.

    Roland hizo sonar una campana, enseguida entro el guardia.

    -Esta pobre chica esta descarriada. Debe ir al templo de las mujeres.

    -Comprendido amo –Dijo el guardia, quien procedió a tomar la cadena que pendía del cuello de Jane para llevársela consigo.

    -¡Maldito! –Exclamo Jane.

    -Yo también maldije una vez a este mundo, algún dia lo entenderás- Respondió Roland el mercader de mujeres.

    Jane se debatía con todas sus fuerzas, mas apenas conseguía moverse con esas ominosas sogas que la ataban al banco de marcación.

    -¡No por favor! ¡No me marque! -Exclamaba desesperada Jane.

    -Si no lo hago, estarás desprotegida y serás la propiedad de cualquiera que desee cogerte. –Respondió el encargado de marcarla.

    Como Jane no dejaba de gritar, el encargado se vio obligado a amordazarla poniéndole un estropajo entre sus dientes el cual aseguro con un pañuelo anudado en su nuca.

    Enseguida le vendo los ojos, era mejor que ella no viera el hierro de marcar.

    En ello entro Roland al cuarto. Tras verificar que todo estuviese dispuesto, ordeno que se procediera al marcaje de Jane.

    -Olvida todo lo que has aprendido, vuelve a ser una sana y vivaz niña. –Le dijo al oído mientras se acercaba el marcador con el hierro al rojo vivo.

    Jane sintió el lacerante dolor seguido del siseo de su propia piel quemándose ante el marcador.

    En un alarido menguado por la mordaza el cuerpo de ella se tensó en un último como inútil intento de vencer a la retención de las sogas.

    Enseguida fue llevada al sitio conocido como el Templo de las Mujeres, una especie de culto que exaltaba “el arte de ser mujer” allí Jane debería “renacer”. Fue recibida por las denominadas “mentoras” quienes a partir de ahora serían sus maestras, a continuación fue conducida y encerrada en un cuarto lleno de muchachas aprendices. Se preguntaba qué era lo que le irían a hacer en ese lugar.

    CONTINUARA

    Quitar spank · Donar § · 1
    Editado el 31/03/'19 13:10hs por Tratante
  • Avatar de Tratante
    Tratante
    Registro: 25 ene '15
    En foros: 264 posts
    Ubicación: Perú

    Sexo: Hombre
    Edad: 56
    Rol: Dominante

    EN BUSCA DE LAS ESTRELLAS (03)

    Su inquietud fue respondida al dia siguiente, como había sido categorizada como “discípula hostil” iba entonces a recibir un “tratamiento especial”. Fue atada pendiendo de una viga del techo, en una posición con las piernas más arriba de su cabeza, su torso, se hallaba parcialmente apoyado en el suelo. Sus ataduras eran tan intrincadas que era imposible cualquier intento de liberarse.

    Como un animal encerrado Jane lucho horas contra sus ligaduras, parecía tan fácil huir ya que nadie la vigilaba y en las ventanas no tenían barrotes, más le resultó inútil, la soga no cedió un apice. Agotada, y en esa posición se durmió. En sus sueños se veía y se sentía como cuando volaba un planeador, se sentía libre y feliz, era extraño considerando su actual situación. De pronto el avión se desvaneció, y así ella estaba volando por sí misma, era una sensación de lo más hermosa e indescriptible….

    Antes que se diera cuenta Jane despertó viéndose de nuevo en el salón donde se hallaba atada, solo que ahora noto que tenía agujas en el cuerpo, le habían aplicado algún tipo de técnica de acupuntura. Por ello se sentía tan bien, demasiado bien.

    Mientras descansaba en su celda encadenada ella trataba de analizar lo ocurrido, pero mientras más lo pensaba más y más se confundía, no podía simplemente interpretarlo o definirlo. Pero debía resistir.

    En el transcurso de una semana las sesiones con las sogas y las agujas se volvieron a repetir. Hasta que Jane termino aceptándolo como una rutina.

    Un dia, tras el desayuno, jane fue llevada a un bosque cercano donde fue atada entre dos columnas en una especie de adoratorio,estaba rodeada de cuatro joviales esclavas que no dejaban de sonreírle cuando ella les miraba. Una de ellas como orando dijo: “Oh madre naturaleza, permite que esta hija tuya halle su camino”

    A continuación procedieron a insertarle agujas en el cuerpo, Jane les pedía que no lo hicieran, ellas solo respondieron “Es para que canalices tu energía”. Poco a poco ella se sintió de lo más relajada, de alguna forma comenzó a sentirse parte de aquello que la rodeaba, era de lo más increíble... ¡No! ¡Solo la querían engatusar, adoctrinar con su enfermizo estilo de vida! Pidió entonces ayuda a Dios…

    Dios no escucho, cada vez más se sumergía en “eso” cada vez más y más… era un hermoso bienestar, como embriagarse sin beber, como “volar” sin droga. Ello se repitió todos los días, tras un mes con su sensibilidad ya incrementada, Jane entonces fue encerrada en una gran celda llena de esclavas lesbianas, quienes con mucho gusto por las noches se encargaron hacerle aprender lo mucho que su cuerpo podía sentir.

    En tales “sesiones” las esclavas hacían en ella “simulaciones” sobre como tener sexo con un hombre, excepto que les estaba prohibido cualquier tipo de penetración. Ella se excitaba contra su voluntad, era algo inevitable, pues era manoseada hábilmente por todas partes, después se sentía sucia y mancillada, la querían quebrantar, la querían convertir en toda una esclava sexual, pero estaba decidida a no hacérselos fácil. Sin embargo cada vez más quería volver participar de dichas “sesiones”.

    Jane se hizo amiga de varias esclavas, era difícil evitarlo porque ellas en su mayoría eran chicas alegres, llenas de vida y personalidad agradable, aliviaban de sobremanera el sentimiento de soledad que le daba haber caído en esa dimensión paralela, sin posibilidad de volver al mundo donde nació. Ella trataba de entender esa alegría tan natural en ellas, al mismo tiempo trataba de conseguir ayuda o información para poder escapar.

    Así ella comenzó a conocer la forma de vida de ellas como mujeres en esa sociedad.Todas practicaban el arte de la meditación, cada una debía hallar su forma de estar en armonía consigo misma y su entorno,a Jane le enseñaron las posturas y la forma de respirar, con ello pudo literalmente “abrirse” más y más.

    CONTINUARA

    Quitar spank · Donar § · 1
    Editado el 06/04/'19 12:50hs por Tratante

Responder


Tenga en cuenta que su mensaje será leído por muchas otras personas. Intente ser claro, evitar faltas de ortografía, y que el contenido sea interesante para el resto de la comunidad. Recuerde que su mensaje debe adecuarse a las reglas del foro.


Reglas de las reuniones y eventos

Los eventos en Mazmo son muy grandes, con muchos asistentes y muchos elementos al alcance de la mano. Es por esto que es conveniente elaborar unas reglas para garantizar la seguridad de todos los participantes.

Estas reglas se dividen básicamente en tres: Los tipos de prácticas, el consumo de alcohol y una colección de reglas varias.

Tipos de prácticas

Prácticas no permitidas

Queda prohibido realizar cualquier tipo de práctica relacionada o que incluya lluvias de cualquier tipo, scat, cortes, asfixias (o cualquier juego de respiración), agujas y sangre.

Prácticas que requieren previa autorización

Debe avisarse en mesa de entrada o a algún colaborador del evento (llevan un cartel identificatorio) si se desea realizar cualquier tipo de suspensión o que involucre electricidad. En caso de autorizarse, un colaborador instruido en el tema presenciará la sesión sin participar, pero observando que todo se haga bajo un marco de seguridad. En caso de que esto último no pase, el colaborador puede (y debe) detener la sesión.

Prácticas riesgosas

En las habitaciones del evento se pueden encontrar varios carteles explicativos (algunos hasta con dibujos) sobre buenas y malas prácticas. Dónde golpear, dónde atar, etc.

En caso que algún participante observe que hay alguien sesionando que no cumple con estas buenas prácticas, está en derecho a acercarse discretamente y advertirle de buen modo el error. De repetirse, y previo informe a algún colaborador la sesión será interrumpida.

Alcohol

El alcohol puede ser un factor que transforme un juego en un mal momento. Es por eso que se establecen límites en la cantidad de alcohol consumido. Si un participante desea sesionar, no puede hacerlo si consumió por demás del límite estipulado. Asimismo, aunque el invitado no desee participar de ningún juego, también existe un límite (mayor) de alcohol permitido, después del cual no podrá comprar más bebidas alcohólicas.

El barman o el encargado de la barra se reserva el derecho de no expedir alcohol a quién no lo considere prudente.

Reglas varias

Están prohibidas las fotos y cualquier tipo de grabaciones

Para preservar la intimidad de los asistentes, aquel que sea visto con cualquier dispositivo de grabación (aunque no lo está usando) tendrá que retirarse del evento.

Personal de la organización, con su correspondiente identificación, estará en el Evento con una cámara retratando solamente a aquellas personas que explícitamente quieran ser retratadas para luego publicar dichas fotos.

Prohibido usar celular

Se prohiben los celulares para evitar que alguien pueda sentirse incómodo y sospechar que le están sacando fotos. Para evitar malos entendidos, directamente no se puede usar celular, ni para mirar la hora.

Nadie puede tocar a nadie que no se lo haya permitido

En los Eventos pueden darse situaciones de exposición. No hay que confundir esto con la invitación o habilitación a tocar a las personas en tales situaciones. Quienes no entiendan o no respeten este punto serán echados y denegado el acceso a futuras reuniones. La interacción entre dos o más personas requiere siempre de consenso explícito.

Nadie puede intervenir en una sesión en la que no participa

Salvo que se estén violando las reglas antes expuestas, nadie puede intervenir, ni nadie puede pretender participar de una sesión ajena. Se debe ser muy respetuoso ante estas prácticas.

Tu número de inscripción es el:

La dirección del lugar es .

Te esperamos el a partir de las hs



Inscribir acompañantes que no tengan usuario en Mazmo (opcional)

Cargando...

Para ejecutar la acción requerida es necesario completar los siguientes datos:



Fecha de nacimiento: (no se publica)

¿Estás seguro que quieres eliminar este post?